por Pedro Martínez Pírez

 MONCADAPedro M P

Cuba amaneció este lunes con un nuevo Parlamento, renovado en 67 por ciento e integrado por 612 diputados nacionales, entre los cuales figuran obreros, campesinos, maestros, médicos, científicos, escritores, artistas, líderes religiosos, estudiantes, dirigentes políticos, empresarios, deportistas y militares, con un promedio de 48 años de edad.

Cerca de la mitad de los diputados que integran la Asamblea Nacional del Poder Popular son mujeres; más de 82 por ciento tienen nivel universitario y 37 por ciento son mestizos y negros, entre estos últimos el nuevo Presidente del Parlamento, Esteban Lazo Hernández, quien sustituyó en la presidencia del máximo órgano legislativo a Ricardo Alarcón de Quezada, quien ejerció esas funciones durante veinte años, y en lo adelante continuará su talentosa labor consagrada a la defensa de los Cinco cubanos prisioneros del imperio.

Los diputados, entre ellos el líder histórico de la Revolución Fidel Castro, quien estuvo en el Palacio de Convenciones de La Habana y leyó allí un hermoso mensaje, ratificaron a Raúl Castro en su cargo de Presidente del Consejo de Estado, y eligieron al ingeniero –de 52 años– Miguel Díaz Canel como nuevo primer vicepresidente de Cuba, en sustitución de José Ramón Machado Ventura, quien continúa como uno de los cinco vicepresidentes de ese órgano integrado en total por 31 diputados nacionales. Díaz Canel fue también elegido como Primer Vicepresidente del Consejo de Ministros, lo cual significa que es la segunda figura del Estado y del Gobierno cubanos. El Consejo de Estado es en Cuba el máximo órgano del poder entre los períodos de sesiones de la Asamblea Nacional. En la elección de este domingo ingresaron 17 nuevos miembros en el Consejo de Estado, una renovación superior al cincuenta por ciento. En este importante órgano el promedio de edad es de 57 años y ahora son mujeres dos de sus cinco vicepresidentes.

El presidente Raúl Castro fue categórico en las palabras de clausura de la sesión constitutiva de la nueva legislatura en el sentido de que este será su último mandato, de cinco años, al frente de los destinos de Cuba, y abogó por continuar, sin prisa pero sin pausa, en el proceso de cambios económicos y de renovación generacional que permita alcanzar una sociedad socialista próspera y sostenible, una sociedad menos igualitaria pero más justa.

Recordó que Cuba ostenta desde el 28 de enero pasado la presidencia de la CELAC, Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, cuya unidad en la diversidad hay que preservar, y felicitó al presidente Rafael Correa por su contundente victoria electoral del 17 de febrero, al tiempo que formuló votos por la salud del jefe de Estado de Venezuela, Hugo Chávez Frías.

(Desde Radio Habana Cuba y para ALER-CONTACTO SUR reportó Pedro Martínez Pírez. (lunes 25 febrero 2013.)