El gobierno de Argentina expresó su respaldo al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro y al mismo tiempo denunció un intento de desestabilización que enfrenta el orden constitucional en el país suramericano ante los hechos de violencia promovidos por grupos fascistas de la oposición.