Pablo Iglesias, sobre Venezuela: «No me gusta que se detenga a un alcalde»

Detrás de cada puerta
Está alerta mi pueblo;
Y ya nadie podrá
Silenciar su canción.
Alfredo Zitarrosa

Por Carlos Medina Viglielm

El País de Madrid: Pablo Iglesias condena “sin matices” la detención del alcalde de Caracas”. 23.2.15

Debo decir que siento un compromiso ineludible de opinar respecto a la declaración de Pablo Iglesias que figura más arriba, pensando en el acto multitudinario que protagonizó en Madrid Podemos y el pueblo que lo sigue, el 31 de enero pasado, cuando una niña cantó, literalmente para todo el mundo, la canción “Adagio en mi país” del cantautor uruguayo Alfredo Zitarrosa (1936-1989). Sé que Alfredo se hubiera sentido muy orgulloso por ello, como nos sentimos miles de uruguayos que seguimos, lo más de cerca posible, el desarrollo de los acontecimientos políticos en España. Y me atrevo a decir que, conociendo a Zitarrosa, seguro estoy de que él hubiera compartido estas reflexiones.

La evidente toma de posición del dirigente de Podemos Pablo Iglesias en contra del arresto del alcalde de Caracas acusado de participar en un plan de desestabilización a nivel nacional, secundado por conocidos golpistas venezolanos, ha caído como un balde de agua fría sobre las cabezas de millones de latinoamericanos, que han visto, en la figura del joven dirigente español, un posible cambio tanto para España, como para las futuras relaciones de España con Iberoamérica.

La posición (supuesta) de Iglesias se parece lamentablemente a la de Pedro Sánchez, cuando en lugar de dar bienvenida a una organización de izquierdas, se plegó a los franquistas del PP para condenar e “investigar” a Podemos. ¿Hubo además un tonito de arrogancia frente al gobierno de Venezuela del tipo de “Por qué no te callas”? ¿O es solo una impresión?

El «No me gusta que se detenga a un alcalde» de Pablo Iglesias plantea varias interrogantes, no obstante su pretendida quita de importancia sobre lo dicho, al expresar: «Otra cosa es que luego se demuestre que haya cometido un delito».

Pero no, lo dicho no se puede desdecir. Entonces, ¿por qué lo dijo?

Supongamos que Iglesias desconoce las actividades subversivas del alcalde caraqueño. Actividades que si éste alcalde hubiera llevado adelante en España, donde está penalizado blandir una bandera republicana, estaría bajo siete llaves. El desconocimiento no es razón suficiente para emitir el juicio implícito contra el gobierno de Maduro. No es comprensible, ni justificable, que un líder popular que influye sobre millones de voluntades en una de las principales naciones de Iberoamérica, emita una opinión tan temeraria sin medir las consecuencias, supuestamente por desconocer la realidad del país en cuestión (similar a las de otras naciones hermanas del continente).

Hay políticos de “izquierda” que tratando de recoger más adhesiones, bien lo sabemos los uruguayos, se “aproximan al centro”. Eso en particular en momentos críticos. Aunque en esencia no se gane nada, al contrario. ¿Es acaso un momento crítico para Podemos? Sin dudas. El trance por el cual está pasando Grecia y más exactamente el gobierno griego y su partido Siriza, influyen fuertemente en lo que pase en España, dada la reconocida “hermandad” entre Siriza y Podemos. Eso también ha quedado de manifiesto por parte de los que pueden resultar peor perjudicados ante el avance de Podemos como son los del partido PPSOE, que ha utilizado toda serie de argumentos y contactos internacionales con tal de hacer retroceder al gobierno griego en sus pretensiones de cambio. Es que de ninguna manera los dirigentes del PPSOE van a permitir que se perjudique a los banqueros y empresarios que los respaldan de una u otra manera, mediante inversiones o pagos en negro.

Podemos venía avanzando arrolladoramente en adhesiones, hasta que le pegaron un “trancazo” al gobierno griego que, al parecer ha aceptado en parte las pretensiones de la banca europea y permitirá, entre otras cosas las privatizaciones, en beneficio de los tiburones de las finanzas o sea, los gobernantes supranacionales.

¿Ese es el origen de lo dicho por Iglesias? ¿No? Entonces puede ser un “error” por inmaduro. Y si se trata de inmadurez, Iglesias llegó al liderazgo, gracias a una posible inmadurez de masas, para ocupar un lugar equivocado, porque estará, no frente a contrincantes políticos, sino a enemigos mortales. Los empresarios del calibre de los dueños de Bankia, con tipos como Ledezma de alcaldes a su servicio, mandan a matar a quienes pongan en riesgo las fuentes de sus fortunas.

¿No pretenderá Iglesias tratar caballerosamente a personajes como Antonio Ledezma? ¿O acaso se tragará el verso del demócrata perseguido? El alcalde caraqueño sigue la perversa “tradición” impuesta por el poder colonial y seguida por los “caudillos criollos” que la sucedieron, y que significó siglos de crímenes y privilegios en perjuicio de las grandes mayorías. Tipos como Ledezma, son los “dotores de confianza”, los que redactan las leyes que protegen a los políticos corruptos, colaboradores y sostén del poder defendido a sangre y fuego por ejércitos formados para ello y si no bastase, por los escuadrones de la muerte que, por mucho menos de lo que ha hecho, ya habrían tirado ayer a Pablo Iglesias en México, Colombia, Guatemala u Honduras, muerto a machetazos en una cuneta.

¡¡Ese es el alcalde caraqueño Pablito!! Un delincuente muy peligroso y por ello bien puesto tras las rejas. Pablo Iglesias, tienes que repasar la historia. Por tu propio bien, por tu propia seguridad y la de tus compañeros e incluso, la de compañeros de menor relevancia. Tipos como Ledezma son los que invitan y posibilitan una intervención yanqui como la que sufrió Nicaragua en 1980 por medio de la Contra. Tú tenías un año y poco pero lo tendrías que saber. O la que sufrió el presidente Zelaya en Honduras en el 2009. Conocer esa parte de la historia es responsabilidad tuya. Y no te vayas a creer que los métodos que usan o mandan a usar los personajes como Antonio Ledezma en América Latina, no los han usado o no los puedan llegar a usar otra vez en España.

Si llegas a pensar que esos métodos son cuestiones superadas en la historia, estás totalmente equivocado: no has entendido cómo han escrito la historia los que hasta ahora han sido vencedores, lo terrible de los crímenes cometidos en América Latina y quiénes han sido los responsables pero tampoco entendiste cabalmente lo que significó la participación de España en la Guerra contra Irak y Afganistán, propiciada por José María Aznar. ¡Esas gentes crean y defienden sus fortunas por medio del crimen individual o colectivo! Tampoco estaría de más que releyeras la historia del golpe de Estado contra Salvador Allende. Porque en Venezuela quieren hoy hacer exactamente lo mismo.

Por otra parte, permíteme decirte que si vas de prisa, vístete despacio. No atraigas a Podemos con supuestas ”posiciones de centro”, a gentes que huirán en desbandada al primer grito de los guardianes del PPSOE, o a los “consejos” de la Iglesia Católica o te atarán de manos cuando intentes medidas reales de recuperación de valores perdidos.

Pablo Iglesias: recibe el beneficio de la duda, puedes haberte equivocado, errar es humano. Pero tienes que saber que hay millones de españoles que necesitan conocer a ciencia cierta el sentido de lo que has dicho. A esta altura de la historia no es bueno dar lugar a confusiones que pueden resultar fatales. Recuerda que también esperan muchos millones más de latinoamericanos que dicen “Venezuela no se toca” y que han visto con enorme ilusión el avance de las masas de indignados españoles, en busca de una verdadera democracia.