por Carlos Medina Viglielm

Según el diario Público de Madrid en su edición de hoy (27/2/15) “EEUU dice que sacará a Cuba de su lista de países terroristas en menos de mes y medio”.

¿Por qué los EUA no quitan ya, de una vez, a Cuba de esa lista?

A continuación una supuesta explicación –en el mismo periódico-, en cuanto a la fecha en que EUA quitaría a Cuba de su odiosa lista: “La jefa de le delegación estadounidense en las negociaciones con La Habana confía en que se produzca antes de la próxima Cumbre de las Américas, prevista para el 10 y 11 de abril en Panamá.”

Antes que nada decir que los EUA, principales precursores del terrorismo, con una interminable lista de acciones subversivas, golpistas y de saqueo por todo el mundo, jamás fueron quienes hubieran podido tener algún tipo de autoridad moral para confeccionar la maldita lista, en base a la cual se gestan continuamente las acciones encubiertas de la CIA también, alrededor del mundo.

Luego y en medio de unas tratativas bilaterales de “mejoramiento” de relaciones con Cuba, qué mejor hubiera sido que hubieran, unilateralmente además, quitado a Cuba de la lista. Pero no lo hicieron. Pudiendo hacerlo, no lo han hecho. A nadie pueden convencer con algún cuento de demoras por “discusiones políticas internas o dentro del Senado” con el fin de quitar a Cuba de la lista.

¿No será que están esperando algo? No estarán esperando que suceda algo? ¿Y qué es lo que puede suceder? Que el Pentágono y la CIA “en menos de mes y medio”, den “luz verde” para el inicio de las operaciones armadas contra el pueblo y gobierno de Venezuela. Para ello cuentan con 7 bases en Colombia, una base naval en Costa Rica y ahora una base en Perú, más la Cuarta Flota, para el control del Caribe, América Central y Sudamérica, reactivada en el año 2008.

Eso provocaría lógicamente una respuesta por parte de Cuba en defensa de Venezuela, que condicionaría las conversaciones bilaterales en La Habana y aplazarían la consideración de sacar a Cuba de la mencionada lista.

Tal vez consideren los yanquis que la “fruta venezolana”, a la que han perjudicado enormemente con la reducción de los precios del petróleo, y más con el caos organizado por los traidores que financia a nivel interno, esté a punto de madurar. Si levantamos la vista vemos que la OTAN mueve fichas en Ucrania (envío de armas y soldados), para mantener ocupada a Rusia. Argentina, amiga de Venezuela pero con serios problemas internos en año de elecciones (muy posiblemente creados como “golpe blando” por la CIA). Uruguay con “gobierno nuevo” (Tabaré Vázquez), que ha hecho alarde de mantener amistad con el gobierno norteamericano.

En los últimos días, el gobierno de Nicolás Maduro ha anunciado la existencia de fuertes indicios acerca de una inminente incursión de grupos armados por la frontera con Colombia.

Obama, el Premio Nobel de la Paz podría estar a punto de iniciar algo largamente añorado por las últimas administraciones norteamericanas: echar mano a los yacimientos petrolíferos de Venezuela.

Reitero: Hay que dormir por turnos. El enemigo del mundo se apresta a dar un zarpazo.