Por Jorge Luna

Montevideo, 28 abr (PL)

El ejemplo de Raúl Sendic va a seguir afirmándonos  en la idea de un Uruguay que sea para todos o para nadie, dijo hoy el destacado cantautor Daniel Viglietti. Sendic va a sobrevolar una cantidad de vacíos y errores, aún sin estar desde hace 26 años, agregó en declaraciones a Prensa Latina al
conmemorarse un nuevo aniversario de su muerte.

La semilla de Sendic, fundador del Movimiento de Liberación Nacional
Tupamaros, va a seguir fructificando, va a atravesar la historia porque
muchas instancias históricas pasan, se deterioran, caen después en el
olvido. Pero, no es el caso de Sendic, subrayó Viglietti.

Señaló asimismo que hoy existe una América Latina hermanada, junto a los
pueblos de Cuba, Venezuela, Bolivia, Ecuador, que describió como el “eje del
bien”.

Lamentó, por otro lado, que su ejemplo, como el de otros luchadores
esenciales de Latinoamérica, “se lesiona, se trampea, se negocia en el
camino de la izquierda que quiera realmente cambiar lo injusto, pero es tan
duro, de la traición, la mentira, la impunidad.

Viglietti asistió junto a cientos de uruguayos al cementerio de La Teja en
esta capital para rendir homenaje a Sendic, ocasión en que se leyeron
mensajes de adhesión de varias organizaciones sociales.

Entre otros, un texto del antiguo dirigente tupamaro Jorge Zabalza, quien
llamó a rescatar y reafirmar el pensamiento de Sendic y a “mantener a contra
corriente la mirada crítica del sistema y las perspectivas revolucionarias”.

Sendic Antonaccio (1926-1989), conocido como “El Bebe”, fue dirigente del Partido
Socialista hasta 1965, en que fundó el MLN-T. Antes había impulsado la
creación de la Unión de Trabajadores Azucareros de Artigas.

En 1970 fue encarcelado en el penal de Punta Carretas, del que se fugó al
año siguiente junto a un centenar de tupamaros. En 1972, fue nuevamente
detenido, herido en el rostro, tras un intenso tiroteo.

Tras el golpe de Estado de 1973, Sendic y otros dirigentes del MLN-T fueron
convertidos en “rehenes” del régimen en distintas unidades militares.

Puesto en libertad en 1985, debió viajar al exterior para recibir atención
médica. En 1989, a los 64 años de edad, falleció en un hospital en Francia.