Por Pedro Martínez Pírez (RHC)

Pocas horas después de que el Secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, hablara en La Habana de democracia y derechos humanos en la reapertura oficial de la Embajada estadounidense en Cuba, el periódico The New York Times reveló que en la cárcel existente en la Base Naval en Guantánamo se mantiene en huelga de hambre un prisionero yemenita.

Se trata de Tariq Ba Odah, de 37 años de edad, quien desde hace el 2007 se mantiene en huelga de hambre, presenta un serio deterioro físico y síquico y recibe alimentos de manera forzosa.

El es uno de los 116 presos traídos desde países muy distantes y que aún se mantienen recluidos en una cárcel creada hace 13 años por Estados Unidos en el interior de la base que ilegalmente ocupa en el territorio cubano de la oriental provincia de Guantánamo.

Se sabe que en esa ilegal prisión se han aplicado sistemáticas y crueles torturas contra los detenidos, quienes por otra parte no han tenido protección jurídica. El cierre de esa prisión fue una de las promesas electorales del presidente Barack Obama, quien no ha logrado su objetivo cuando transita ya por las postrimerías de su segundo mandato en la Casa Blanca.

Y esa ilegal prisión está dentro de otra gran violación cometida por Estados Unidos en Cuba cuando hace más de un siglo impuso a las autoridades cubanas de la época un tratado a perpetuidad para el establecimiento de la Base Naval en Guantánamo, en franca violación de la soberanía cubana.

La cárcel, la base, el bloqueo, las transmisiones ilegales de radio y televisión, el financiamiento a mercenarios y la indemnización por daños humanos y materiales, son asuntos que figuran en la agenda para que pueda lograrse la plena normalización de los vínculos entre los dos países que, según Kerry, no son ya enemigos ni rivales, sino vecinos.

Y más allá de la observación formulada José Martí, quien advirtió que en política lo único verdadero es lo que no se vé, desearíamos que se cumpliera lo que también afirmó Kerry en La Habana, que corresponde a los cubanos forjar el futuro de Cuba.