Etiquetas

, ,

Por Carlos Medina Viglielm

Ganó Macri y la Argentina según parece, volverá a la administración neoliberal con todo lo que eso implique. De nada sirvieron los angustiosos pedidos de sensatez que, principalmente luego de la primera vuelta electoral, lanzaron aquellos que vieron venir el desastre. De nada valieron las alarmas y las luces rojas que encendieron las amenazas (que no promesas), que hizo el propio Macri. En la primera conferencia de prensa ya lazó Macri su ataque a Venezuela, corroborando lo expresado en días anteriores “intentaremos sacar a Venezuela del Mercosur”.

La noche del triunfo se pudo ver a Lilián Tintori, esposa del golpista sedicioso venezolano Leopoldo López festejar en el llamado búnker de Macri. La Tintori viajó a la Argentina para presenciar el balotaje. Es lógico: Macri y Leopoldo López son cortados por la misma tijera, empresarios inescrupulosos para quienes el fin justifica los medios, defensores a ultranza de la libertad de empresa, que bien puede resumirse como la libertad de expoliar a la gente trabajadora con el objetivo de acumular riqueza. Y, por otra parte, grandes admiradores y a su vez protegidos por “la democracia más grande del mundo”, el paradigma de toda clase de truhanes de la empresa privada, como son los Estados Unidos de América.

Desde el otro lado del Atlántico, desde la “madre patria”, hoy en manos del PP, una muy efectiva banda de estafadores, Esperanza Aguirre, destacada integrante de esa banda y portavoz de la misma, felicitó a Macri porque su victoria marca “el fin del comunismo en Argentina”. Es muy posible que los juicios iniciados por la Justicia argentina contra los franquistas violadores de los Derechos Humanos se vea a partir de ahora en dificultades.

¿Qué se ha dicho en Uruguay en las horas siguientes al triunfo de Macri? Los partidarios de la coalición de izquierdas Frente Amplio en el gobierno, esperaban con gran expectativa la elección, sobre la cual había presagios no muy alentadores. La intranquilidad de los integrantes del FA surge ante la posibilidad de que en Uruguay también pueda volver a ganar la derecha. Existe un marcado descontento con la dirigencia, (la aprobación de Vázquez, que llegó en sus mejores momentos a acercarse al 70% es hoy de apenas un 40%), por el alejamiento de la fuerza política de sus banderas tradicionales.

El dirigente menos popular hoy dentro del FA es posiblemente Danilo Astori pero él, es quien delinea la economía o sea, el que decide entre qué márgenes se moverá el gobierno, no haciendo otra cosa que administrar de la manera más efectiva el mantenimiento de los cánones capitalistas, disimulados tras la auto denominación de “administración de izquierda”.

El ex presidente José Mujica, mejor posicionado en cuanto a las simpatías de la gente y que acaba de poner distancia con quien, partiendo de las propias filas del Movimiento de Participación Popular al que Mujica pertenece, osó atacar descaradamente a Venezuela como hizo Luis Almagro, desde el puesto que le asignaron de Secretario General de la OEA, ha ponderado antes lo que él considera como “la gallina de los huevos de oro”: los empresarios capitalistas privados (inversores).

¿Qué tan lejos piensan unos de otros? ¿Qué tan lejos están el ministro de Economía Danilo Astori o José Mujica, del empresario Mauricio Macri? Cada vez más a menudo los límites quedan difusos y hay gente que se da cuenta. Pero lo malo, lo terrible es que hay mucha gente, demasiada gente que no lo hace, que no se da cuenta. Que unos y otros le dan lo mismo. Entonces, como si se tratara de una competencia deportiva entre los dos principales cuadros rivales, se dan “alternancias” en el poder.

Según la página de Presidencia de Uruguay, “En diálogo telefónico, Vázquez saludó a Mauricio Macri por su triunfo en segunda vuelta presidencial en Argentina y le pidió transmitir la felicitación al pueblo argentino por la madurez cívica demostrada en las elecciones del domingo. “Hay que sentirse orgullosos, como latinoamericanos, por la imagen que damos a un mundo lleno de problemas”, dijo y narró que el mandatario electo le expresó su voluntad de trabajar juntos.”

Entrevistado por CX 20 Radio Montecarlo, sobre si la victoria de Macri cambia el mapa político del continente, el presidente Vázquez señaló que “hay modificaciones y bienvenidos sean los cambios de partidos políticos en el ejercicio del Gobierno y de los gobernantes porque siempre hemos defendido la alternancia”.

Vázquez felicitó al pueblo argentino por la madurez cívica. Correctamente dicho desde su puesto de presidente. Ahora, darle el mando de una de las dos naciones más grandes del continente a un empresario inescrupuloso con alrededor de un centenar de juicios por diversos delitos, y que se manifiesta antes y después de ser electo contra la integración latinoamericana en beneficio de un grupo de golpistas, o haber dicho que “se terminará el curro de los derechos humanos”, poniéndose del lado de los criminales golpistas argentinos, no es demostración de madurez cívica.

En Argentina pasó lo que puede llegar a pasar en Uruguay a partir de la posición ambigua de los dirigentes autoproclamados de izquierda y de la extrema despolitización o falta de conciencia ideológica de las grandes masas, todo en beneficio de la falsa democracia, de la libertad que no es otra que la libertad de estafar de la que gozan los empresarios privados y toda su organización de justicia implementada en su defensa. La conservación o la recuperación del poder político por parte de la derecha como ha sucedido en la Argentina, es algo en lo que los empresarios han trabajado largamente, por ejemplo a través de los medios de prensa, los pulpos de la desinformación como Clarín o La Nación. Pero los pseudo izquierdistas han hecho lo suyo también durante largo tiempo, alejando a las bases de la militancia.

Ha habido otra manera más profunda y artera de eliminar el sentido crítico a nivel masivo y es el estrangulamiento económico de la educación pública en beneficio de la educación privada y la paulatina (y criminal) disminución de contenido en la educación de la gente, que termina en despolitización. Los responsables (en Uruguay o Argentina), aún no han sido cabalmente identificados y andan todavía impunes.

¿Qué dijo al vicepresidente uruguayo Raúl Sendic? Entrevistado por CX 20 Radio Montecarlo dijo: “El Triunfo de Macri “abre nuevo escenario” de relación y es “un llamado de atención”.

El vicepresidente analizó que las fuerzas de izquierda están sufriendo en América Latina “el desgaste del ejercicio del Gobierno y a veces también hay un distanciamiento de la gente”.

Ante una nueva pregunta en el mismo sentido, Sendic manifestó: “Es un llamado de atención que hay que analizarlo con cuidado”, admitiendo “que es una alerta para el Frente Amplio.”

Es que si ves las barbas del vecino arder…