Etiquetas

, , ,

Un cañonazo a la línea de flotación del FA

Por Carlos Medina Viglielm

Sorpresivamente, para la mayoría de los uruguayos, el PIT-CNT adoptó una posición contraria al boicot de Israel, planteado por La Federación Uruguaya de Empleados de Comercio y Servicios (FUECYS).

FUECYS llamó a no consumir productos israelíes, uniéndose a la campaña que se desarrolla a nivel mundial, en apoyo al pueblo de Palestina, acosado desde hace decenios no solo por Israel sino por las naciones que lo apoyan, principalmente los EUA y Reino Unido, en una guerra de saqueo y ocupación de territorios que apunta a la desaparición total del territorio palestino, fundamentado exclusivamente en supuestos mandatos bíblicos.

En un comunicado, la central de los trabajadores sostiene que “la línea de definición del PIT CNT, no incluye ni contempla boicot de tipo alguno en este tema”. Esta resolución coloca al PIT-CNT en paralelo con los partidos de derecha y ultraderecha y los EUA.

El boicot a Israel está muy bien fundamentado. Según publicó la “Campaña BDS (Campaña de Boicot Desinversiones y Sanciones) “El 9 de julio de 2005 se conmemoró el primer aniversario de la opinión consultiva de la Corte Internacional de Justicia de la Haya en la que quedaba patente la ilegalidad del muro construido por Israel en Cisjordania, instando a su demolición y a la indemnización de las personas perjudicadas durante su construcción. Sin embargo, el Estado de Israel, acostumbrado a implementar una política de hechos, no sólo prosiguió con su construcción, sino que aumentó su altura a 8 ó 9 metros y lo rodeó de alambradas de espino y electrificadas a modo de sistema de seguridad carcelario.”

No hay día que no se difunda por la red, alguno de los desmanes llevados adelante por soldados israelíes de la ocupación, en perjuicio de civiles palestinos. Son la única nación del mundo en encarcelar a niños y condenarlos a muchos años de prisión, por el mero hecho de protestar por la ilegal ocupación de su territorio.

Para qué reiterar toda esta información a los lectores, conmovidos, indignados cada día por ellas.

El boicot contra Israel recuerda al efectuado en contra del oprobioso sistema del Apartheid en Sudáfrica, que ayudó en  mucho a terminar con ese inhumano sistema de administración de ricos blancos, contra negros pobres. O sea que la negativa del PIT-CNT al boicot de Israel, podría equipararse a una negativa al boicot del Apartheid, cosa que pocos, asumieron.

La posición adoptada por la central única de los trabajadores uruguaya es tan vergonzosa, tan inexplicable, como absolutamente indefendible y va en contra de la opinión de las mejores tradiciones del Frente amplio. ¿Qué intereses defiende? ¿Acaso Uruguay necesita del comercio con Israel? En todo caso, es preocupación para ciertos empresarios: los estancieros productores de carne.

Uruguay importa de Israel teléfonos, equipos de riesgo e instrumentos médicos. En 2015 las compras a ese país llegaron apenas a US$15,6 millones. Aunque Israel es un mercado clave para la carne bovina de Uruguay. El año pasado importó US$120 millones de ese producto.

¿Obliga esto a “hacer la vista gorda” frente a los crímenes de Israel? Es una pregunta que afecta no solo a los empresarios que se benefician con sus negocios con Israel sino a todo el pueblo uruguayo. El PIT CNT si bien representa a gran parte de la clase trabajadora no puede arrogarse el derecho de decidir tan livianamente sobre una cuestión de ética que compromete a la Nación.

La central obrera ha sido uno de los principales motores propulsores de la coalición de izquierdas en el gobierno, ya en su tercer mandato. Pero, es de carácter general y muy extendido, el descenso marcado que sufre, por diversos motivos, dicha coalición en cuanto a su ascendencia sobre la población, en particular en los últimos meses.

El principal tema que preocupa a los principales candidatos a la presidencia de Dicha coalición, lo cual se dilucidará en el presente mes, es justamente la pérdida de adherentes que, según las últimas encuestas, solo llegan al 35% de los posibles votantes.

Uno de los problemas más graves que arrastra la coalición es la falta de claridad ideológica. Gran parte de los votantes sostiene que la coalición de izquierdas y los partidos de derecha “son lo mismo”, en particular por el hecho de que la coalición solo “ha administrado bien el capitalismo, protegiendo al sistema”. La gente se confunde cada vez más por el “mimetismo” que existe entre la coalición de izquierdas y los partidos de derecha.

Una de las principales herramientas en cuanto a la concientización de la gente ha sido y debe ser la central de los trabajadores. Así que cuando dicha central “se equivoca”, embarca al pueblo en la equivocación, en perjuicio directo de la coalición de izquierdas.

Cuando más se necesita la claridad ideológica, el PIT-CNT, la central única de los trabajadores del Uruguay, acaba de torpedear a la coalición de izquierdas en la línea de flotación.

Nota: La razón de la negativa. (La realidad siempre puede ser peor)

Sindicalistas uruguayos en Israel

  • PIT-CNT representa a Uruguay en curso de Mashav

PIT CNT

  • Tres jóvenes sindicalistas del PIT- CNT participaron de un curso organizado  por Mashav que se llevó a cabo en el Departamento Internacional de la Histadrut (Confederación General de Trabajadores de Israel), en Beit Berl.

    El curso de nominado “Formación en Liderazgo y Autoreforma Sindical y Trabajo Comunitario” contó con la participación de 24 jóvenes de varios países del continente.

    Compartimos la entrevista que le realizó la periodista Ana Jerozolimski para el Semanario Hebreo.

Anuncios