Etiquetas

,

BarómetroPor Norma Estela Ferreyra

Mi país está siendo destruido aceleradamente, ante la mirada atónita de la mayoría del pueblo,  a la vez que  la furia oficialista desparrama odio, agresiones, no sólo verbales sino con armas blancas y de fuego, contra los militantes opositores.

Estamos viviendo momentos inexplicables, creo que no faltará mucho para que comiencen a saquear supermercados y todo se convierta en una anarquía de “sálvese quien pueda”, principalmente, en las clases sociales de obreros menos remunerados, que están siendo arrasadas en sus economías y no llegan a fin de mes, ni con los alimentos

Hemos sido tomados por una banda o no sé cómo denominarla, porque no encuentro un suceso similar en otro lugar ni tiempo histórico.

Personas que no sienten pudor y descaradamente, siembran la zozobra y el descrédito de una presidenta, que es mártir de alguien que se siente incapaz de gobernar y deja que sus ministros inescrupulosos hagan y deshagan a su antojo, sin disimular su insensibilidad para con el pueblo, sin apiadarse de los niños ni los ancianos.

Lo que veo en mi país, es un pueblo preocupado, que trata de entender lo que le está sucediendo, que no sabe cómo actuar frente al atropello y la incapacidad del presidente.

Él sabe que a Cristina Kirchner, no va a ser fácil vencerla , si se decide a competir en las próximas elecciones y entonces hay que destruirla en base a falacias, con la complicidad de la patota judicial de Comodoro Py, que ha montado un aparatoso circo, para salir a la caza de funcionarios K, como les llaman.

Parece ignorar que para ganarle a Cristina, hace falta superarla, o sea, gobernar mejor que ella. Pero al parecer, no puede. Ha caído en su propia trampa, pues la banda de los offshore de panamá paper, supera al jefe y él actúa pretendiendo imponer una autoridad, que no tiene.

No sé si es cinismo, ignorancia, representación actoral, burla, incompetencia, demencia senil temprana, impotencia, colapso emocional, incapacidad mental para comprender los conflictos y la realidad que él mismo ha provocado en la sociedad, pero es evidente que el señor Mauricio Macri, no visualiza , sino que  imagina lo que ve, como si estuviera poseído por un ritual satánico perverso.

Muchos Argentinos padecen este gobierno, como si de pronto, un terremoto les sacudiera el piso y  aún no pudieran salir del estado de shock que les produjo la sorpresa, Son varios los funcionarios recargados con mentiras, que repiten como una canción sin música y en constantes réplicas, con discursos poco coherentes y  donde al presidente, se lo nota la poca concentración y confusión en lo que expresa.

Los jueces son súbditos del poder, capaces de  favorecer siempre al gobierno de turno, amparados en la Corte Suprema de Justicia, que se parece más a una academia de corte y confección que a un Alto Tribunal para hacer cumplir las leyes.

Y cuando la Justicia se transforma en una pajarera, donde los juicios se cotorrean en  los programas televisivos de show mediático, donde se discuten temas en tonos de gritos, en esos paneles televisivos, que tienen como fin entretener, para que nadie piense en lo que les está sucediendo, o sea, se convierten  en un analgésico eficaz para el dolor que les produce, el no saber adónde están parados  y cuál será el mal trago de mañana.

En cambio, quienes siempre tuvimos conciencia, de que esta patota de saqueadores, a quienes ya habíamos visto antes jugando al “tome y traiga”, estamos a punto de un cortocircuito intelectual, al ver a tantos ciegos con ojos, caminando por las veredas.

Creo sinceramente, que deberíamos tener muy buenos Nosocomios de Salud mental, o dicho de manera más simple, muchos manicomios con psiquiatras extranjeros,  para que no estén contaminados por esta peste que azotó nuestra Argentina desde el 10 de Diciembre, aunque algunos dicen, que debemos darles más tiempo. Y tal vez, tengan razón porque  alguien dijo, que lo que no se aprende en base a la experiencia, nos lo enseña la vida con dolor, pero se toma su tiempo.

Mientras tanto, un escándalo mundial por evasión fiscal de Mauricio Macri mediante Paraísos Fiscales y denuncias de todo tipo que se suceden diariamente, pero de los que nadie habla por el cepo mediático impuesto, además de los grandes negocios que  todos ellos hacen con el Estado.

Lo más triste, es que este presidente fue elegido por quienes hoy viven en un calvario de desocupación, inflación, tarifazos y atropellos a todos sus derechos,

¿Y todavía alguien pude pensar, que el pueblo nunca se equivoca?

Normaef10hotmail.com

Anuncios