Etiquetas

, ,

Brotes de un nuevo apartheid en Suecia

por Ricardo Daher

Cuando los padres de alumnos de una escuela del sureste de Suecia, en la localidad de Ronneby, se enteraron de que a la misma concurrirían niños de familias de las últimas olas de inmigrantes, pusieron el grito en el cielo, y protestaron.

La escuela privada, dirigida por el Grupo Thoren de Estados Unidos y que dirige varias escuelas en Europa, recibe dinero del Estado por cada niño que recibe, y conversó con los padres y resolvió que los nuevos alumnos tendrían una puerta de entrada al colegio solo para ellos, y que solo compartían el local escolar medio turno.

Las autoridades suecas no reaccionaron ante esta situación, y los ciudadanos que se indignaron por esta discriminación, solo pudieron pintar corazones en la puerta de la segregación, con el mensaje: “Quizás se oye más a los que los odian, pero los que los aman son miles de veces más”.

Las autoridades de la escuela aseguraron que de su parte no había problemas en que los hijos de refugiados usaron la misma puerta de entrada que los demás alumnos, pero que por una cuestión de seguridad, se optó por separarlos ya que se esperaban protestas de quienes defienden la segregación.

Si estas ideas extremistas siguen cobrando fuerza,dentro de poco también exigirán buses especiales, restaurantes y baños segregados, como en Estados Unidos hasta bien entrados los años 60, y como en Sudáfrica hasta fines del siglo XX.

Anuncios