Etiquetas

,

Logo de Página 12

El jefe de la Bonaerense, Pablo Bressi, junto a Cristian Ritondo y Patricia Bullrich.

El jefe de la Bonaerense, Pablo Bressi, junto a Cristian Ritondo y Patricia Bullrich.

El diputado nacional Felipe Solá reveló ayer que el secretario de Seguridad Bonaerense, Cristian Ritondo, le dijo durante una conversación privada que el nombramiento de Pablo Bressi como jefe de la Policía provincial respondía a una exigencia de la DEA, la agencia antinarcóticos de los Estados Unidos. “Lo piden la Embajada y la DEA” fue la respuesta que el diputado massista dijo haber obtenido de boca de Ritondo, a quien intentaba advertir sobre el “gravísimo error” de la designación de Bressi.

Solá metió así la cola en la interna de Cambiemos en la provincia de cara a las elecciones del año próximo, en llamas desde que Elisa Carrió, quien busca encabezar la lista de senadores, dijera públicamente que Bressi es “un cómplice del narcotráfico” y llamara la atención sobre el “problema muy grave de la seguridad” en el distrito que gobierna Maria Eugenia Vidal.

El ex gobernador dijo que guardó silencio sobre la reunión con Ritondo “por discreción, durante seis meses”, y que se decidió a contar los detalles luego de que Carrió acusara de narco al jefe de la Bonaerense y se cruzara con la gobernadora. Sostuvo que a ambos funcionarios les recomendó no designar al frente de la policía provincial a un comisario con vínculos con la DEA y les recordó además que Bressi fue “sancionado fuerte” por “un tema de cohecho”.

“Me asustó mucho cuando me contestó que lo pide la Embajada, la DEA”, reveló Solá sobre la conversación con Ritondo, a quien se encargó de desacreditar en combo con Vidal. “Si vos querés combatir el narcotráfico en los barrios del Gran Buenos Aires y pensás que los objetivos de un gobernador de Buenos Aires son los mismos que los de la DEA, o no entendiste nunca nada o sos un zonzo, elegí”, disparó.

“A la DEA no le importa el paco en los barrios”, siguió, porque “está enfocada en otras cosas más grandes”. Solá explicó que la DEA “se vale de infiltrarse” entre los jefes narcos, entre quienes recluta “buchones” que luego gozan de impunidad. Bressi, que se desempeñó como Superintendente de Investigaciones sobre el Tráfico de Drogas Ilícitas durante la gobernación de Daniel Scioli, siguió un curso de negociador en toma de rehenes con el Departamento de Estado.

Fue la diputada Elisa Carrió quien primero cargó contra el jefe de la Bonaerense. La semana pasada, en una carta dirigida a la gobernadora, Carrió dijo que “Bressi es una brillante mente criminal o es un idiota que carece de capacidad alguna para detectar la presencia de un delito y actuar en consecuencia”. Días después, dijo haber recibido un mail que le advertía la existencia de una banda narco contratada por la cúpula de la Bonaerense con la finalidad de matarla.

Vidal, por su parte, prometió investigar la denuncia de Carrió. Las paces se sellaron en una conversación privada, pero de fondo persiste la interna de cara a 2017, en la que la líder de la Coalición Cívica pretende encabezar la lista de senadores por Cambiemos.

“En noviembre pasado Cristian Ritondo me pidió opinión sobre mi experiencia con Bressi y le conté que lo recordaba como subcomisario y que lo había sancionado porque teníamos una altísima sospecha por un tema de cohecho”, intercedió ayer Solá, rápido de reflejos.

Como integrante del Grupo Halcón, Bressi negoció con los asaltantes que habían tomado rehenes en la sucursal Villa Ramallo del Banco Nación, en el que murieron dos rehenes en 1999. Solá dijo que en otros casos Bressi “intervino en mediación de secuestros con éxito”.

Anuncios