Etiquetas

, ,

¿Quién es Leopoldo López? Opositor venezolano , jefe de la organización política “Voluntad Popular”.

“Voluntad Popular es el único grupo terrorista en el Mundo que cuenta con el apoyo de transnacionales de la co­municación: CNN (EEUU), el Grupo Prisa (España), el Grupo Clarín (Ar­gentina), la Red O Globo (Brasil), Te­levisa (México), Fox News(EEUU), El Tiempo (Colombia), entre otras redes regionales, que difunden “como nece­sarias” las acciones criminales  de Vo­luntad  Popular”.   J.Guy Allard

1 – LA CIA Lo crió para asesinar  

¿Qué tienen en común el General norteamericano David Petraeus, ex director de la CIA que reciente­mente renunció, y Leopoldo López Mendoza, jefe de las hordas fascistas que pretenden acabar con la obra de Chávez?
Ambos están vinculados a la KennedySchool of Government, de la Universidad de Harvard, un conoci­do criadero de oficiales de la Agencia Central de Inteligencia.

Muchos elementos en la vida de López, además de su actual actividad de provocador golpista, lo vinculan a los órganos de inteligencia estadouni­dense. Hijo de una familia que siempre prosperó en las más altas esferas de la fauna política derechista, se identifi­có desde joven con Estados Unidos y las élites del universo imperial.

Típico hijo de papá – de los que cre­cen sobreprotegidos detrás de los muros de mansiones opulentas en los barrios más exclusivos de Caracas –, López fue enviado por su familia, ya con 18 años, donde los privilegiados del sur envían a sus herederos a com­prarse un futuro.

Es así que, en 1989, el joven López desembarca en el muy exclusivo Ken­yon College, en el estado de Ohio, desde el cual descubrirá a su nueva patria. Casi cinco años se pasó en esta prestigiosa institución reservada a los ricos: El costo anual del prestigio académico para chiquitos con plata se eleva, hoy en día, a 60.000$ (sesenta mil) dólares del Tío Sam, una verda­dera fortuna.

La CIA no recluta a su gente entre los pobres. Del Kenyon College, se sabe desde siempre, que la CIA controla elementos entre sus profesores cuya tarea es identificar a los alumnos que pudieran ser útiles, tarde o temprano, a la “compañía”.

  2. Aprendió a torturar

Delos años de la época de la Gue­rra Fría, se conoce el caso famo­so del poeta John Crowe Ransom, que fue considerado por la CIA como un “activo” importante, cuando enseñaba en el Kenyon College, según afirman expertos en la materia.

Su revista literaria, Kenyon’s Review, de gran influencia entre los intelectua­les, fue financiada por la agencia, confines de penetración de este mundo de difícil acceso. Hay testimonios de que Ransom estaba ayudando a re­clutar, potenciales empleados para la CIA, entre los estudiantes. Uno de los alumnos de Ransom, Robie Macauley, pertenecía a la nómina de la agencia cuando sucedió a Ransom como edi­tor. Tanto prestigio tiene Kenyon en la ´agencia´, que Michael Morrell, núme­ro dos de la “compañía”, además de ocupar dos veces la dirección interi­na, y que recientemente se jubiló des­pués de 33 años en Langley, escogió pronunciar ahí su primera conferencia de oficial retirado. Entre otras cosas, Morell habló con los alumnos de tortu­ra, específicamente de simulacros de ahogamiento (waterboarding).

Es difícil creer que López, latinoame­ricano de familia rica, no fuera moni­toreado y fichado por los “activos” de Kenyon.

No puede ser, por casualidad, que López luego reaparece en la Universi­dad de Harvard – otro antro de los que sí tienen plata–, y específicamente en el Kennedy School of Government, donde obtuvo una Maestría en Políti­cas Públicas en 1996.

La Kennedy School de Harvard es otro terreno donde andan los cazado­res de cabezas de Langley. Varios he­chos lo enseñan.

Gracias a su mamá, Antonieta Men­doza de López, quien fue Directora de Asuntos Públicos de la empresa PDV­SA,de regreso en Venezuela, Leopol­do López ocupa el cargo de Analista, Asistente al Economista Jefe, y Ase­sor Económico en la Coordinación de Planificación de empresa petrolera nacional.

Es también, gracias a una donación de su mamá, que desvió fondos de PDVSA a beneficio de las aventuras políticas de su hijo, que López debe­rá, más tarde, su presencia ante los tribunales, donde tendrá que explicar este fraude.

 3.Voluntad Popular de  nazi  inspiración

Pronto el político se conecta a la CIA, más bien a una conocida fachada de la “compañía”, el Inter­national Republican Institute (IRI) del Partido Republicano, que le extende­rá luego todo su apoyo estratégico y financiero.

Con este propósito, reali­zó, a partir de2002, frecuentes viajes a Washington, tanto a la sede del IRI, como en encuentros con funcionarios del Gobierno de George W. Bush.

Mientras tanto, se integra a la Aso­ciación Civil Primero Justicia, que lue­go se convertirá en partido político, que hoy encabeza su rival, Henrique Capriles Radonski. Este, otro hijo de papá, también constituye un elemento del mecanismo desestabilizador pro­gramado por la CIA, el Departamento de Estado y de su Embajada en Ca­racas.

El 11 de abril de 2002, encabeza la marcha de la oposición golpista al Palacio de Miraflores, que provocó la muerte de decenas de personas y, luego, el secuestro del Presidente Hugo Chávez.

Entonces se implicó en el criminal arresto del Ministro de Interior y Jus­ticia, Ramón Rodríguez Chacín. La causa judicial contra López, por estos hechos, fue cesada el 31 de diciembre del 2007, debido a la amnistía otorga­da por el propio Presidente Chávez.

A pesar del fracaso del plan CIA de desestabilización, López siguió des­de entonces con sus provocaciones fascistas, inspiradas en los manuales de la inteligencia yankee.

A finales de febrero de 2004, fue uno de los jefes de la guarimba de Chacao, donde era alcalde, para “forzar” la renuncia del Presidente Chávez, provocando más muertos.

Frustrado por no ocupar el puesto de líder en otros partidos, López crea el suyo propio, denominado Voluntad Popular, donde da libre curso a sus ideas extremistas de inspiración cla­ramente nazi. También promueve las llamadas “Redes Populares”, una ini­ciativa financiada por la USAID, con el objetivo de penetrar a las comunida­des y romper las filas revolucionarias, al reclutar personal remunerado para las acciones desestabilizadoras, su­puestamente “espontáneas”.

López es primo de otro agente de la CIA, Thor Halvorssen, autoproclama­do jefe de la Human Rights Founda­tion, una criatura CIA que conspiró en el fracasado golpe contra el Presiden­te Boliviano Evo Morales, en 2009. La sucursal boliviana, de la falsa ONG de Halvorssen, era dirigida por el terro­rista cubanoamericano Armando Va­lladares, viejo cómplice de la agencia de inteligencia norteamericana.

Personajes como López, en América Latina y en el mundo entero, donde el imperio lucha por sus intereses, son raramente de generación espontánea. Nada se debe a la casualidad. Was­hington tiene sus fábricas de “líde­res” que proveen, a susmecanismos de inteligencia, el material necesario para sus planes maquiavélicos. “Lí­deres” formados, en sus academias, para ser futuros desestabilizadores de todas las procedencias, a la imagen de su amo imperial.

Anuncios