Etiquetas

,

 ¡¡EL GOLPE A LA CHILENA NO DEBE REPETIRSE!!

Por Carlos Medina Viglielm

Sin prisas pero sin pausas, la derecha golpista recupera terreno en Sudamérica, de acuerdo a los planes de dominación establecidos en Washington.

En Paraguay, Argentina y Brasil el sistema de administración democrático representativo ha sido groseramente manipulado en beneficio de los grandes poderes económicos locales al servicio del Imperio.

En Argentina bastó la manipulación mediática para que, gracias a una gran debilidad ideológica, las elecciones presidenciales fueran ganadas por un empresario inescrupuloso admirador notorio del golpismo de derecha con muchos juicios pendientes por actividades delictivas. En Paraguay y Brasil, de la manipulación mediática ejercida por los mismos poderes, dueños de los más grandes medios de difusión de información, se pasó a la implementación –hasta ahora exitosa-, de los llamados “golpes blandos”.

La cuestión es que de ninguna manera, las derechas aceptan que la administración de los recursos vayan a quedar en manos progresistas. En caso de que eso suceda, como sucedió en Paraguay, Brasil y otros países del continente, las derechas proceden a la “recuperación” del poder a como dé lugar. En los casos de Paraguay y Brasil, se implementaron los ya conocidos “golpes blandos”. Pero en el caso de Venezuela, las derechas hace rato han pasado a formas violentas y van a por más.

Enarbolando la bandera de la libertad y la democracia, están dispuestos a ahogar en sangre la República Bolivariana y si es menester se invocará la presencia imperial, como ha ocurrido tantas veces antes.

La negativa tajante de los golpistas paraguayos y brasileños a permitir la presidencia pro témpore del MERCOSUR a Venezuela es una candente prueba de ello.

Las fuerzas progresistas del continente están obligadas moralmente a reaccionar ante la amenaza de guerra inminente que sufre la República hermana de Venezuela.

 ¡¡EL GOLPE A LA CHILENA NO DEBE REPETIRSE!!

Anuncios