Etiquetas

, , ,

Cartes sigue en tratativas para entregar el agua a empresa israelí

El presidente Horacio Cartes mantuvo el pasado martes una reunión en Mburuvicha Róga con representantes de la Empresa Nacional de Aguas Mekorot de Israel. En la reunión estuvo presente Mordechai Mordechai, presidente de la firma, el embajador del Estado de Israel, Peleg Lewi, el presidente de la Empresa de Servicios Sanitarios del Paraguay (Essap), el jefe de Gabinete Juan Carlos López Moreira, entre otros.

Mekorot está interesada en instalarse en el país para explotar servicios de tratamiento y distribución de agua en el marco de la Ley 5074, que habilita al Poder Ejecutivo a utilizar los fondos jubilatorios para obras públicas, es decir, dinero del Instituto de Previsión Social (IPS). También se menciona una tal ley 2015 de la que no se ofrecen especificaciones. Si bien no se hace alusión a la Ley 5102 de Alianza Pública-Privada (APP), es dable esperar que para futuros proyectos se apele a este marco legal.

“La singularidad de Mekorot como una empresa de agua reside en su incomparable experiencia, know-how, tecnologías y procesos innovadores para la gestión, explotación y tratamiento de todo tipo de recursos de agua, como el agua superficial, agua subterránea, agua salobre, agua de mar o efluentes”, destaca el sitio de la Presidencia.

En tanto, el también oficial IP Paraguay detalla que la empresa demostró su interés en invertir en un proyecto de instalación de una planta de tratamiento que va desde Piquete Cue en la ciudad de Limpio, que va a trasladar agua por una red de aductoras principales a las diferentes comunidades de San Lorenzo, Luque y Mariano Roque Alonso.  “Esto para la Empresa de Servicios Sanitarios del Paraguay (Essap) será de gran ayuda para falta de agua potable en Limpio”, dijo Sarubbi, luego de la reunión en la residencia presidencial.

Los impulsores de la obra aseguran que se va a favorecer a unas 936.700 habitantes, con una inversión de 228 millones de dólares, con un proyecto de base ya establecido. El Equipo Económico Nacional será el encargado de analizar el retorno de la inversión.

El funcionario dijo además que esta pretende ser una de las obras más importantes del gobierno de Cartes, pero aseguró que el proyecto solo sería financiado por la firma extranjera y que la administración seguiría en poder de la Essap.

El presidente comentó, finalmente, que ya se realizaron todos los trámites como para que se puedan llevar adelante los procesos de aprobación y en caso de aprobarse, las obras se estarían iniciando en el primer trimestre del 2016.

“Mekorot es una de las compañías de agua tecnológicamente más avanzadas del mundo. Setenta años de innovación de cara a los desafíos ambientales y de seguridad importantes de Israel han hecho de Mekorot un líder mundial en desalación, regeneración de agua, ingeniería de proyecto de agua, la seguridad y calidad del agua”, añade el reporte.

Un apartheid del agua

Israel desvía las aguas del río Jordán de Cisjordania y Jordania para servir a las comunidades israelíes. El sitio Stop The Wall informa que al mismo tiempo Mekorot priva a las comunidades palestinas de la posibilidad de acceso al agua. El consumo mediano en los territorios ocupados palestinos es de unos 70 litros diarios por habitante palestino –muy por debajo de los 100 litros per cápita diarios recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS )–, mientras que el consumo per cápita diario israelí está en unos 300 litros”.

Añade que Mekorot participa en el crimen internacional de saqueo de los recursos naturales operando unos 42 pozos en Cisjordania, los cuales en su mayoría abastecen a los asentamientos israelíes. Mekorot trabaja también en estrecha colaboración con el ejército israelí en la confiscación de las tuberías de riego de los agricultores palestinos y la destrucción de las fuentes de abastecimiento de agua de comunidades palestinas.

Mekorot está acusada de replicar sus prácticas de apartheid en los países donde ha sido contratada. Tras ganar una concesión para el tratamiento y distribución de agua en la ciudad argentina de La Plata, el acuerdo fue rescindido tras dos años por incumplimiento de la empresa. Tras investigaciones se descubrió que el agua potable era distribuida solo a las zonas adineradas, mientras el resto de la población recibía apenas agua corriente.

Tomado de EA.COM.PY

Anuncios