Etiquetas

, , , , , ,

Incendio en USA

No cae pero se quema y se disuelve.

Por Carlos Medina Viglielm

Muchas veces observadores, politólogos, analistas sociales, han dicho que el imperialismo norteamericano está en fase de “descomposición”, o de “caída libre”, “decadencia total” etc. etc., en particular cuando atraviesa sus agudas crisis económicas.

Y resulta que el Imperio luego sale “vivito y coleando”, no digamos que “como si nada” pero casi.  Muchos pensaron (y lo manifestaron), que el Imperialismo ya no era dueño y señor de su “patio trasero”, al instaurarse en varios países de la región, gobiernos  “de corte progresista” pero, hace unos cuantos meses que viene recuperando terreno en Sud América, con jugadas tan “clásicas” como efectivas: triunfo de Mauricio Macri “galopando en una mentira” en Argentina, “golpe blando” en Brasil y endurecimiento del cerco, mediático y económico al gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, tratando de ahogar y si es menester a sangre y fuego, su proceso proclamado socialista.

Salvando Bolivia y Ecuador, donde los gobiernos han tenido la valentía de implementar medidas reales de cambio, principalmente Bolivia, que acaba de anunciar que sus Fuerzas Armadas serán adoctrinadas como antiimperialistas, los demás países implementaron mejoras de corte izquierdista para sus pueblos, sin llegar a afectar realmente a los dueños del poder económico, como sucede en Uruguay. La  vuelta atrás o retroceso producido “a las buenas” en Argentina y “a las malas” en Brasil, como antes en Paraguay y Honduras, demuestran que “la blandura” por un lado y el abandono de los verdaderos postulados de la izquierda de los líderes políticos, con el fin de llegar al gobierno, funcionó como una verdadera “vacuna” para el Imperio, que se recupera hoy al parecer, con mejorados bríos.

¿Por qué entonces “el Imperio se deshace”?

Porque literalmente está sucediendo eso. El monstruo del que nos previniera José Martí hace más de 100 años, es en el fondo, estúpido como todos los monstruos y hace mucho por auto eliminarse: EE.UU es uno de los principales (si no el más grande), depredadores del medio ambiente y causante del calentamiento global, con todas las catástrofes que trae y de las cuales los yanquis no son inmunes.

Un voraz incendio forestal en San Bernardino, California, a unos 115 kilómetros al noreste de Los Ángeles, ha provocado la evacuación de más de 82 mil personas. El siniestro ya arrasó más de 34.500 viviendas y 3.600 hectáreas. Los bomberos y servicios de emergencia no logran por el momento contener las llamas cuyo foco se sitúa en el Puerto de Cajón, informó a través de Twitter el jefe del Departamento Forestal y de Protección contra Incendios de California, Daniel Berlant, citado por EFE.

Simultáneamente, graves inundaciones en Luisiana. Hay unas 30.000 personas evacuadas y el número de muertos asciende a 9 personas. Las inundaciones recuerdan la catástrofe del huracán Katrina. El presidente Obama declaró estado de catástrofe natural, pero se equivoca otra vez. La catástrofe no es natural sino la respuesta de la naturaleza a la “democracia de mercado” inventada e implementada por una ínfima minoría de seres humanos, en perjuicio de la mayor parte de la humanidad.

De buenas a primeras, en dos días, se han sumado a los ya millones de indigentes en Estados Unidos (entre ellos unos 3 millones de niños), más de cien mil personas a las cuales, se les acabó el “american way of life”.

El Imperio se deshace pero todavía no cae. Lo peor todavía está por venir.

Anuncios