Etiquetas

, , ,

bandera-usa-sangrienta

Dos crímenes con la misma firma

Por Carlos Medina Viglielm

Hace 43 años culminaba la campaña organizada desde los Estados Unidos de América contra el gobierno de la Unidad Popular que encabezaba Salvador Allende en un sangriento Golpe de Estado. Triunfaban de esa manera los planes delineados por el entonces secretario de Estado norteamericano Henri Kissinger: derrocar el gobierno legítimo de Chile, asesinar al presidente, y recuperar el control de la economía de ese país bajo un régimen de terror, a manos de Augusto Pinochet, un vulgar ladrón y asesino con grados de general del Ejército.

Hace 15 años los Estados Unidos sufrían aparentemente un ataque terrorista en su más preciado centro neurálgico: las torres gemelas del World Trade Center en Nueva York.

El mundo aguantó la respiración porque, evidentemente, teniendo en cuenta las “maneras” norteamericanas de “hacer justicia”, lo que sobrevendría sería terrible y ello era anticipado en aquellos mismos momentos por parte del entonces presidente  George Bush: Saldremos  de cacería.

Y el ejército más poderoso del mundo salió furibundo “a tomar revancha”. Afganistán e Irak fueron reducidos a escombros. Si hubiera sido por Bush los EUA habrían atacado primero a Irak. A ello se opuso el general Colin Powel, entonces jefe del Departamento de Defensa. “Irak no tiene nada que ver con el ataque a las torres”, dijo. “Entonces comencemos con Afganistán”.

La “victoria” norteamericana consistió en cientos de miles de civiles muertos en ambos países, el usufructo de los tesoros arqueológicos saqueados y el control de los yacimientos de petróleo y gas, que eran el principal objetivo.

Porque ni lo uno, ni lo otro. Todos los estudios que se han hecho indican que el “ataque a las torres gemelas” (una demolición controlada), fue lo que se llama un “atentado de falsa bandera”, o en otras palabras, un auto atentado, para justificar al mundo las guerras de saqueo que vendrían.

Todo el mundo sabe hoy que el Golpe de Estado contra Salvador Allende fue planificado desde los Estados Unidos que, de ninguna manera podían permitir que las riquezas de Chile pudieran ser administradas en beneficio del pueblo. Hoy se sabe perfectamente quien estuvo detrás de la famosa “huelga de camioneros” y de la guerra económica organizadas contra el gobierno de Allende, métodos que hoy se utilizan contra Venezuela. Muy posiblemente la fecha del “ataque a las torres” no haya sido elegida al azar, sino justamente, para que el mundo le restara importancia al Golpe contra Allende, uno de los crímenes con más clara responsabilidad norteamericana en toda la historia.

Anuncios