Etiquetas

, , , ,

Reportaje/El avión fantasma del Pentágono

Les presentamos un resumen del primer capítulo del libro 11 de septiembre de 2001, La terrible impostura, Ningún avión se estrelló en el Pentágono, del investigador francés Thierry Meyssan.

H. Morales

“¿Recuerda   el   atentado   contra   el   Pentágono?   Los   acontecimientos    eran    demasiado    graves    y    tan    repentinos    que en   ese   momento   fue   imposible   apreciar   las   contradicciones de la versión oficial (…)
La  agencia  Reuters,  la  primera  en  llegar  al  lugar  de  los hechos,   anuncia   que   el   Pentágono   ha   sido   alcanzado   por   la explosión   de   un   helicóptero.   Paul   Begala,   un   consultor   demócrata,   confirma   esta   noticia   por   teléfono   a   AP.

Unos  minutos más  tarde,  el  departamento  de  Defensa   corrige   la   información:   era   un   avión.   Nuevos   testigos contradicen  a  los  primeros  y  dan  crédito  a  la  versión  de  las autoridades:   Fred   Hey, asistente   parlamentario   del   senador Bob  Ney,  vio  caer  un  Boeing  mientras  conducía  por  la  autopista   colindante   con   el   Pentágono.   El   senador   Mark   Kirk estaba  saliendo  del  estacionamiento  del  Pentágono,  tras  desayunar  con  el  secretario  de  Defensa,  cuando  se  estrelló  un gran  avión.  El  secretario  en  persona,  Donald  Rumsfeld,  sale  de  su  despacho  y  se  precipita  al  lugar  de  los  hechos  para ayudar a las víctimas (…).

En  esos  momentos  de  confusión  serán  necesarias  varias horas  para  que  el  jefe  del  Estado  Mayor  Conjunto,  el  general   Richard   Myers,   indique   que   el   “avión   suicida”   era   el Boeing  757-200  del  vuelo  77  de  American  Airlines,  que  enlazaba  Dulles  con  Los  Angeles  y  del  que  los  controladores aéreos  habían  perdido  el  rastro  desde  las  8.55.  Siempre  precipitadas,  las  agencias  de  prensa  aumentan  la  tensión  hablando  de  cerca  de  800  muertos.  Una  cifra  poco  realista que  el secretario   de   Defensa,   Donald   Rumsfeld,   se   abstendrá   de desmentir   en   su   conferencia   de   prensa   del   día   siguiente, aunque   el   balance   exacto,   afortunadamente   cuatro   veces menor, se conociera entonces con precisión.

A   primera   vista,   los   hechos   son   indiscutibles.   Y   no   obstante,  cuando  se  indaga  en  los  detalles,  las  explicaciones  oficiales resultan confusas y contradictorias. Los   controladores aéreos   de   la   aviación   civil   (FAA: Federal   Aviation   Administration   /Administración   Federal   de Aviación)  explicaron  a  los  periodistas  de The  Christian  Science  Monitor que,  hacia  las  8:55 am,  el  Boeing  había  descendido  a 29.000  pies  y  no  había  respondido  a  las  órdenes  terminantes.   Su   transponedor   había   enmudecido,   de   manera   que   al principio   pensaron   que   se   trataba   de   una   avería   eléctrica.

Luego,  el  piloto,  que  seguía  sin  responder,  había  encendido su  radio  por  intermitencia  desde  la  que  se  podía  oír  una  voz con  un  fuerte  acento  árabe  que  lo  amenazaba.  El  avión  dio entonces   media   vuelta   en   dirección   a   Washington   y   luego perdieron su rastro (…)

Interrogado  el  13  de  septiembre  por  la  Comisión  Senatorial  de  las  Fuerzas  Armadas,  el  jefe  de  Estado  Mayor  Conjunto,   el   general   Richard   Myers, fue   incapaz   de   referir   las medidas  que  se  tomaron  para  interceptar  el  Boeing.  De  este animado   intercambio   con   la   más   alta   autoridad   militar,   los parlamentarios   llegaron   a   la   conclusión   de   que   no   se   había realizado   ninguna   acción   para   interceptarlo   (léase   su   comparecencia  en  los  anexos).  Pero  ¿es  posible  creer  que  el  ejército  de  Estados  Unidos  permaneciera  pasivo  durante  los  atentados? (…).

Además  de reparar  la  falta  de  memoria  del  general  Richard  Myers,  indicó   que   no   había   sido   informado   del   desvío   hasta   las   9:24 am. Aseguró  haber  dado  de  inmediato  la  orden  a  dos  cazas  F-16 de   la   base   de   Langley   (Virginia)   para   que   interceptaran   elBoeing.  Pero  la  Fuerza  Aérea,  al  no  saber  dónde  estaba,  pensó  que  quizá  se  iba  a  cometer  un  nuevo  atentado  en  Nueva York  y  mandó  los  cazas  hacia  el  norte.  Un  avión  de  transporte  militar,  que  despegó  de  la  base  presidencial  de  Saint Andrews,  se  cruzó  con  el  Boeing  por  casualidad  y  pudo  identificarlo. Demasiado tarde (…).

Es  posible  creer que  el  sistema  de  radar  militar  de  Estados  Unidos  fuese  incapaz de localizar un Boeing en una zona de varias decenas de kilómetros de radio? ¿Y que un gran avión de línea pueda despistar a potentes F-16 lanzados en su persecución? Por  tanto,  es  de  suponer  que  si  el  Boeing  había  franqueado  este  primer  obstáculo  sería  abatido  al  acercarse  al  Pentágono.  Es  obvio  que  el  dispositivo  de  seguridad  que  protege el  Departamento  de  Defensa  es  un  secreto  militar.  Como  el de   la   cercana   Casa   Blanca (…).

En   cuanto   al   Pentágono,   es   el   mayor   edificio   administrativo  del  mundo.  Todos  los  días  trabajan  allí  23.000  personas.  Su  nombre  procede  de  su  original  estructura:  cinco  anillos  concéntricos,  de  cinco  lados  cada  uno.  Fue  construido  no lejos  de  la  Casa  Blanca,  aunque  en  la  otra  orilla  del  Potomac. Así  pues,  no  se  encuentra  en  Washington  mismo,  sino  en  Arlington, en el vecino estado de Virginia.

Para   causar   los   mayores   estragos,   el   Boeing debería   haberse  estrellado  contra  el  techo  del  Pentágono.  A  fin  de  cuentas  era  la  solución  más  simple:  la  superficie  del  edificio  es  de 29   acres.   En   cambio,   los   terroristas   prefirieron   estrellarse contra una fachada, aunque su altura fuese sólo de 24 metros. El   avión   se   acercó   repentinamente   al   suelo,   como   para aterrizar.   Manteniéndose   en   posición   horizontal   descendió casi  verticalmente,  sin  dañar  las  farolas  de  la  autopista  que bordea   el   estacionamiento   del   Pentágono,   ni   siquiera   rozándolas  con  el  soplo  de  su  desplazamiento.  Sólo  fue  seccionado un farol del estacionamiento.

El  Boeing  chocó  contra  la  fachada  del  edificio  a  la  altura de  la  planta  baja  y  la  primera  planta.  Todo sin  dañar  el  magnífico  césped en primer  plano,  ni  el  muro,  ni  el  estacionamiento,  ni  el  helipuerto.  En  efecto,  en  ese  lugar  hay  una  área  de  aterrizaje  para pequeños helicópteros. A  pesar  de  su  peso  (un  centenar  de  toneladas)  y  de  su velocidad  (entre  400  y  700  kilómetros/hora),  el  avión  sólo destruyó  el  primer  anillo  de  la  construcción.

El  choque  se  sintió  en  todo  el  Pentágono.  El  combustible del  avión,  que  se  almacena  en  las  alas  del  aparato,  se  inflamó y  el  incendio  se  propagó  por  el edificio. Encontraron  la muerte  125  personas,  a  las  que  cabe  añadir  las  64  personas que viajaban a bordo del Boeing.

La  casualidad  (?)  quiso  que  el  avión  chocara  contra  una parte  del  Pentágono  que  estaba  en  reparación.  Se  acababa  de acondicionar  el  nuevo  Centro  de  Mando  de  la  Marina. Varios  despachos  estaban  desocupados,  otros  estaban  ocupados por  el  personal  civil  encargado  de  la  instalación.  Lo  que  explica  que  las  victimas  fueran  mayoritariamente  civiles  y  que sólo hubiera un militar (un general) entre estas. Media  hora  más  tarde  se  desplomaron  las  plantas  superiores. Estos primeros elementos son poco verosímiles. El resto de la versión oficial es francamente imposible.
Si se incrusta la forma del avión en la foto del satélite, se puede  comprobar  que  sólo  la  narix  del  Boeing  penetró  en  el  edificio. El fuselaje y las alas permanecieron en el exterior. El avión se detuvo en seco, sin que sus alas golpearan la fachada. No se aprecia ningún rastro de impacto, salvo el de la  nariz  del  avión.  En  realidad,  deberían  verse  las  alas  y  el  fuselaje en el exterior, de hecho, en el césped.
Mientras  que  la  nariz  del  avión  está  fabricada  con  una aleación de un compuesto susceptible de fundirse rápidamente y las   alas que   almacenan   el   combustible   pueden   arder,   el fuselaje  de  un  Boeing  es  de  aluminio  y  los  reactores  son  de  acero.   Tras   el   incendio   el   aparato   tiene   que   dejar,   necesariamente, restos calcinados. Si nos remitimos a la foto de AP (en la tapa) se puede observar manifiestamente que allí no hay avión. Sin embargo, la foto fue tomada  en  los  primeros  minutos:  los  camiones  de  bomberos ya habían llegado, pero los bomberos aún no se hablan desplegado (…).

Muchas personas que conducían su automóvil por la autopista  que  bordea  al  Pentágono,  escucharon  el  ruido  de  un avión  que  pasaba  sobre  sus  cabezas.  El  ruido  era  estridente, como el de un avión caza, no un avión comercial. Algunos dicen haber visto el aparato. Lo describen corno un pequeño avión de ocho o diez pasajeros, no como un Boeing 757. Danielle   O’Brien,   controladora   aérea   del   aeropuerto Bulles,  describió  a  ABC  News  la  manera  de  comportarse  del  aparato,  visto  en  el  radar.  Volaba  aproximadamente  a  800 km/h.  En  primer  lugar  se  dirigió  hacia  el  espacio  aéreo  protegido  de  la  Casa  Blanca  y  del  Capitolio,  luego  viró  oblicua  y  brutalmente sobre el Pentágono. A ella y sus colegas no les cabe la  menor  duda,  dado  la  velocidad  y  su  capacidad  de  maniobra, que  no  podía  ser  un  avión  comercial  sino  sólo  un  aparato  militar.
El aparato penetró en el edificio sin causar daños importantes  en  la  fachada.  Atravesó  varios  de  los  anillos  del  Pentágono,  abriendo  en  cada  bloque  que  atravesaba  un  agujero  cada vez  mayor.  El  orificio  final,  de  forma  perfectamente  circular,  medía  alrededor  de  2,30  metros  de  diámetro.  Al  atravesar  el  primer anillo del Pentágono, el aparato provocó un incendio tan gigantesco   como   repentino.   Del   edificio   salieron   llamas inmensas  que  lamían  las  fachadas.  Se  retiraron  con  la  misma  velocidad,  dejando  detrás  de  ellas  una  nube  de  hollín  negra.  El  incendio   se   propagó   en   una   parte   del   primer   anillo   del Pentágono   y   en   dos   corredores perpendiculares.   Fue   tan repentino    que    las    protecciones    contra    incendios    fueron ineficaces.
Todos estos testimonios y observaciones podrían corresponder  al  disparo  de  un  misil  de  última  generación  del  tipo  AGM,  provisto  de  una  carga  hueca  y  una  punta  de  uranio  empobrecido  del  tipo  BLU,  guiado  por  GPS.  Este  tipo  de  aparato tiene  la  apariencia  de  un  pequeño  avión  civil,  pero  no  es  un avión.  Produce  un  silbido  comparable  al  de  un  avión  caza, puede  ser  guiado  con  la  precisión  suficiente  como  para  entrar  por   una   ventana,   perforar   los   blindajes   más   resistentes,   y provoca —independientemente de su efecto de perforación— un incendio  instantáneo  que  emite  un  calor  de  más  de  2000° Celsius.
Por  otra  parte,  sólo  un  misil  del  ejército  de  los  Estados  Unidos de América que emita un código conocido puede entrar en  el  espacio  aéreo  del  Pentágono  sin  desencadenar  el  disparo  de los antimisiles. Este atentado no puede haber sido Cometido más  que  por  militares  estadounidenses  contra  otros  militares  estadounidenses”.

Anuncios