A todos los amigos lectores.

El año que termina ha sido feroz en muchos sentidos. En Latinoamérica se ha retrocedido a favor del Imperio y las previsiones para el año entrante no son mejores.

En medio Oriente el Imperio, con la ayuda del Estado sionista y Arabia Saudita se ha ensañado con varios pueblos tras el gran negocio de la guerra. La peor parte se la ha llevado Siria.

En Europa el fascismo va ganando espacios peligrosamente ante la debilidad cada día más manifiesta de las socialdemocracias. Estas han probado fehacientemente que no eran la solución a los problemas de la sociedad, sino apenas una prolongación del capitalismo enmascarado. Y los capitalistas van siempre tras lo mismo: han hecho pagar la crisis una vez más a las masas trabajadoras; solo quieren acumular más y más riquezas  y muestran su cara más terrible, sus fauces sedientas de guerra, como lo han hecho antes en 1914 y 1939 y en tantas otras oportunidades.

Ha quedado claro que el capitalismo no sufre crisis. El capitalismo es la crisis y para terminar con la crisis, hay que terminar con el capitalismo.

Nos veremos obligados, querramos o no, -si somos honestos-, a tomar partido y ocupar un lugar, por pequeño que sea en la lucha, -no existen lugares neutrales-,  porque cada vez queda más claro que lo que está hoy en juego, es la existencia misma de la humanidad.

Desde esta trinchera podemos desearles tan solo tengan la fortaleza para enfrentar las duras pruebas que se avecinan.

Amen intensamente.

Recuerden a todos los compañeros caídos en la lucha y recuerden que “Trincheras de ideas, son más fuertes que trincheras de piedra”.

Y por último recuerden que se ha demostrado en Cuba, en Viet Nam y también en Siria, que el Imperio no es invencible.

Agradezco la ayuda que pueden dar difundiendo los artículos que publicamos.

A todos un gran abrazo

Anuncios