Etiquetas

, ,

por Ricardo Daher

Tres individuos vinculados con el grupo neonazi “Resistencia Nórdica” (Nordiska Motståndsrörelsen) han sido acusados por tres atentados explosivos contra centros de refugiados en la ciudad de Gotemburgo. En tanto el cuerpo de bomberos dio a conocer que durante 2016 se produjeron 112 incendios de centros de refugiados, en 62 casos se sospecha fueron provocados por desconocidos y en otros dos casos los atacantes fueron identificados.

La imagen puede contener: una o varias personas
 El manejo de las estadísticas oficiales y la información que se brinda a la población ha sido siempre muy reservada, y a veces presentada de tal forma que no se revele la autoría de los delitos. Esto sucede tanto cuando se sospecha de violencia provocada por la derecha racista o en incidentes donde los responsables son inmigrantes.

Hay varios portales derechistas que siempre se apresuran a acusar a inmigrantes de los delitos que se comenten, y han ido creando una sensación de inseguridad por la presencia de refugiados. A tal punto que en un barrio se Estocolmo, la capital, los vecinos rechazaron los planes de la comuna de establecer un refugio de inmigrantes en un local que hasta entonces era ocupado por el grupo de motociclistas “Angeles del infierno”, conocido en el país por cometer delitos como narcotráfico, asalto a blindados, extorsión y amenazas. “Nos sentimos más seguros con ellos” aseguraron los vecinos que no querían en el lugar un asilo para menores refugiados.

En tanto en Gotemburgo la fiscalía acusó a tres individuos del grupo neonazi “Resistencia Nórdica” de tres atentados con explosivos, uno de ellos que provocó graves heridas a una persona. Este es el primer caso de una acusación pública. En otro caso en Estocolmo, la Policía se Seguridad (SÄPO) asumió la investigación de otro atentado con explosivos a un centro de refugiados, sin que hasta ahora se haya llegado a una acusación.

Los incidentes con explosivos han sido considerados como una escalada en la violencia anti inmigrante. El profesor de la Universidad de Gotemburgo, Christer Mattsson, en declaraciones a la televisión estatal sueca, señaló que en los últimos cinco años este grupo nazi ha ido en aumento así como en su accionar.

“Lo que vemos ahora es el comienzo de una nueva ola de violencia en Suecia” sostuvo. Agregó que este grupo ha llegado a reclutar personas que antes no se preocupaban por estos temas, aunque consideró que “Resistencia Nórdica” solo tiene algunos cientos de militantes en el país.
Añadió que de los activistas que se conocen, más de la mitad ya han sido condenados por algún tipo de delitos, y al menos una cuarta parte ha estado ya en prisión.

El investigador advirtió además que en un contexto en que se considera que la inmigración es un problema y que pone en riesgo el estado de bienestar, la sociedad “se vuelve relativamente ciega ante la violencia que se ejerce por causas racistas o nazistas. Se elije a considerar estos hechos como realizados por individuos aislados y no dentro del contexto más general”.

Incendios

Por otra parte, a principios de febrero se dio a conocer que durante 2016 se produjeron 112 incendios a centros o asilos para refugiados. La estadística no informa sobre la gravedad de los incendios, que pueden ir desde el incendio en una papelera a la destrucción total del edificio.

De estos 112 incendios, 20 fueron causados por accidentes o negligencia. En 28 otros incendios, se sospechó que fueron provocados por los propios habitantes de los refugios, mientras que en 62 casos fueron causados por desconocidos, y en dos casos quienes provocaron el incendio fueron identificados por la policía.

En varios casos los incendios fueron provocados en locales que estaban siendo preparados para recibir refugiados e impedir su instalación.
Esta resistencia a que se instalen refugiados en determinadas comunas se realiza también mediantes subterfugios legales, presentado reclamos ante la comuna o denunciando ilegalidad en las decisiones del gobierno. En varios casos se ha logrado frenar la instalación de los refugios por más de dos años.

De todas maneras las previsiones oficiales sobre la llegada de inmigrantes ha disminuido drásticamente en el último año. Ahora para 2017 las autoridades esperan el arribo de unas 34.700 personas, cuando hace dos años se esperaba un flujo de más de 150.000 por año.

El acuerdo de la Unión Europea con Turquía, el cierre de fronteras de los países europeos, y el acuerdo con Libia de este año, ha provocado una clara disminución del número de refugiados que llegan al continente al ser frenados en las costas africanas.

Anuncios