Etiquetas

, ,

La verdadera causa de lucha, de empeño e insistencia revolucionaria: el amor que todo revolucionario siente por el pueblo. Foto: Reuters.

“Y llevo en mi pecho un arma muy poderosa que cada día se hace más grande, regalo de los caminos y de los pueblos, de los hijos y los recuerdos: ¡el amor, el amor, el amor!”

“En aquellos sitios en donde viven, luchan y batallan los pobres hay amor desbordado por todas partes.”

 Hugo Chávez

Seguimos venciendo…

 I

Quise iniciar, este articulo con estas dos frases del gigante Hugo Chávez, porque creo que encierran real y sinceramente, “a riesgo de parecer ridículo” como en una oportunidad también lo dijo el Che Guevara, la verdadera causa de lucha, de empeño e insistencia revolucionaria: el amor que todo revolucionario siente por el pueblo, ese pueblo tangible, el que ves a tu lado cuando sales a la calle, la mujer, el hombre, el joven, el niño, la anciana, el hermano, el amigo…Es el amor que sentimos por la vida y la patria lo que nos motiva a seguir batallando muy a pesar de los obstáculos que nos encontramos en este camino de construcción del Socialismo Bolivariano.

Si no sentimos amor verdadero e incondicional por el pueblo estamos perdiendo el tiempo compatriotas, es un requisito indispensable, pero espontáneo y natural, no puede ser obligado ni impuesto y existen muchas formas de expresarlo. Esa expresión viva del amor que sentimos, es el motor inquebrantable de este proyecto bolivariano, revolucionario y chavista y que, acompañado de otros hermosos valores, nos convierte en un proyecto social que nunca podrá ser derrotado.

Cuando el 26 de marzo de 1994, hace hoy 23 años, Chávez salió de la cárcel de Yare, salió ungido con el amor de su pueblo, salió pleno de amor hacia su pueblo. Terminaban dos años y cincuenta días de prisión, días para el fortalecimiento del espíritu de lucha y del pensamiento revolucionario; para la consolidación del fundamento ideológico del árbol de las tres  raíces: la  Bolivariana, la Robinsoniana y la Zamorana. Salía Chávez de la cárcel de la dignidad, tiempo de maduración teórica y espiritual, de preparación para la práctica revolucionaria, que permitió echar a andar la rueda de la historia en un heroico proceso de liberación nacional que continúa vigente.

De Yare, con la conducción del Comandante Eterno, salió el Huracán Bolivariano a recorrer el territorio nacional; el pueblo despertó como un Lázaro colectivo para hacer realidad  el sueño y el proyecto libertario de nuestro Padre Libertador,  Simón Bolívar; para retomar la causa que comenzó a fraguarse desde que fuimos invadidos por el imperio español: la de ser real y verdaderamente libres y soberanos.

Chávez encarnó, y continúa encarnando, la lucha del pueblo civil y militar que tiene por objetivo, desde los tiempos de la gesta independentista bolivariana, ser libres para construir un modelo de sociedad que le dé a todos “la mayor suma de felicidad posible”; que nos permita a todos  y a todas vivir con dignidad,  y cumplir los planes de desarrollo de la Patria. El huracán que arrancó hace 23 años, se consolida invicto en nuestra tierra. Nada ni nadie lo detendrá.

II

En nuestros días, ese proyecto revolucionario, donde el pueblo es su epicentro, se ve nuevamente amenazado. En realidad no ha dejado de estarlo durante estos 18 años de Revolución, pero en ocasiones las amenazas se expresan como una feroz arremetida.

El imperio norteamericano, junto a sus aliados, intentan  destruir la Revolución Bolivariana, el Socialismo Bolivariano, para incendiar la América Latina y el Caribe y comenzar una segunda colonización de nuestras naciones.

Con el Sr. Luis Almagro a la cabeza, cual director de un mal concierto contra nuestro pueblos, continúan  atacando a Venezuela, arremetiendo contra todos los venezolanos e intentando promover la violencia contra nuestro país. La verdadera pretensión del Sr. Almagro no es otra que la de crear el falso escenario que pueda conducir incluso a una intervención militar extranjera, sueño anhelado por la oposición antipatria venezolana, la derecha más agresiva del continente y el poder imperial.

Violando las más elementales normas de la OEA y del Derecho Internacional, tal como lo expresara nuestro Presidente Nicolás Maduro, se pretende avanzar en la convocatoria para la realización de un Consejo Permanente sobre Venezuela sin contar con el consentimiento requerido de nuestro país. El Sr. Almagro, aquejado de una manía obsesiva con la Patria de Bolívar y Chávez, actúa de manera ilícita y desequilibrada, extralimitando sus funciones mediante gestiones parcializadas, que atentan contra la independencia y soberanía de Venezuela en apoyo franco a los factores antidemocráticos, antipatria, fascistas del país.

III 

Frente a esta feroz arremetida imperial, nuestro pueblo sigue en batalla, y no nos cabe duda que nuevamente derrotaremos las pretensiones hegemónicas de imponernos a sangre y fuego el modelo neoliberal que en el pasado nos hundió en la miseria y en la pobreza, para oprimirnos y dominarnos. Nosotros, no lo duden, seguiremos cumpliendo con el legado del Comandante Eterno hasta llegar al punto de no retorno de esta Revolución Bolivariana, Chavista y Antiimperialista.

Y en esta resistencia heroica, nuestro pueblo no está solo. Las muestras de apoyo recibidas durante el recién concluido Seminario Internacional “Los partidos y la nueva Sociedad” y durante la Reunión del Grupo de Trabajo del Foro de Sao Paulo, espacios donde se encontraron más de 300 participantes provenientes de países de los cinco continentes, representantes de más de 120 partidos de izquierda, nos ratifican que contamos con la amistad y la solidaridad de las mujeres y hombres de buena voluntad en todo el mundo, que unidos, luchamos por un mundo mejor y posible.

La expresión inmediata más concreta de ese apoyo, es la decisión de convocar, para el próximo 19 de abril, a una gran  Jornada Mundial de Solidaridad con la Revolución Bolivariana.

Durante estos días de intercambio y análisis profundos, de muestras conmovedoras de solidaridad, de ratificación de compromisos, de renovación de lealtades, recordamos a nuestro líder histórico, Comandante Hugo Chávez, cuando dijo durante la reunión de fundación de la CELAC: “A nosotros, pareciera que alguien nos condenó a 100 años de soledad, y a 100 más. Pero quizás, porque fuimos condenados a esos cien primeros, y a esos cien segundos, entonces alguien nos dio una segunda oportunidad sobre esta Tierra…”. Ese fue el espíritu de estos días. Todas y todos salimos convencidos de que no hay espacio para el desánimo, que aquí nadie se rinde ni desmaya en el camino libertario. ¡Aprovechemos esta segunda oportunidad, y hagamos la Patria de nuestros hijos! ¡Hagamos la Patria Una y Grande…!

¡Viva la Patria Latinoamericana y Caribeña!

¡Viva la lucha mundial por la libertad!

¡No a la injerencia imperialista!

¡Pueblo valiente, Patria Independiente!

¡Venceremos!

Caracas, 26 de marzo de 2017

Tomado de Cubadebate

Anuncios