Etiquetas

, , , , ,

Por Froilán González y Adys Cupull.

Ante la permanente agresión de la OEA contra el pueblo y el gobierno de Venezuela y el golpe de estado de ese Ministerio de Colonia de Estados Unidos  contra Bolivia y Haití, ninguna persona honrada y sensata puede permanecer indiferente.

El Secretario General de la OEA  se comporta con la mentalidad que heredó del colonialismo español, sumado al servilismo a la Gran Potencia del Norte, que despojó a España de esos territorios y aún ocupa a Puerto Rico.

José Martí escribió que España nos había dejado extraños y rivales, divididos, cuando las perlas del río Guayato eran iguales a las del sur de Cuba, cuando unas eran las nieves del Tequendama y Orizaba y lo mismo el oro que corría por las aguas del río Bravo y del venturoso Polochic y se preguntaba: “¿Qué haremos, indiferentes, hostiles, desunidos?”, para responderse:

“¡Por primera vez me parece buena una cadena para atar, dentro de un cerco mismo, a todos los pueblos de mi América!

“Pizarro conquistó al Perú cuando Atahualpa guerreaba a Huáscar; Cortés venció a Cuauhtémoc porque Xicoténcatl lo ayudó en la empresa; entró Alvarado en Guatemala porque los quichés rodeaban a los zutujiles. Puesto que la desunión fue nuestra muerte, ¿qué vulgar entendimiento, ni corazón mezquino, ha menester que se le diga que de la unión depende nuestra vida? Idea que todos repiten, para lo que no se buscan soluciones prácticas. Vivir en la Tierra no es más que un deber de hacerle bien. Ella muerde y uno la acaricia. Después, la conciencia paga. Cada uno haga su obra.”

José Martí. Obras completas. Tomo 7, página 118.

 

Anuncios