Etiquetas

,

Fascistas Españoles (Faes) destacan “el milagro Trump” Tras acción de los EUA en Siria

Por Carlos Medina Viglielm

Según publicaba la Agencia EFE ayer de mañana,  “El director de la Fundación Faes, Javier Zarzalejos, en un artículo titulado “El milagro Trump”, dice que “los que ayer elogiaban como prudencia la inhibición de Obama a la hora de hacer valer sus propias líneas rojas en Siria, ahora apoyan con gran comprensión el ataque ordenado por Donald Trump sobre la base de al-Shayrat”.

FAES es una organización dirigida por José María Aznar (integrante de la banda del llamado Partido Pupular español), entre otros y se ocupa desde hace tiempo en apoyar y financiar la contrarrevolución contra Cuba y Venezuela. No podía esperarse otra cosa de esa organización, luego del ataque a la base aérea siria, con seguridad, una “operación de falsa bandera”, con el fin de obtener una excusa para el posterior ataque. El método ha sido utilizado incontables veces antes por los servicios norteamericanos, como explicación al mundo antes de consumar un ataque y no ha existido una clara “causa justa” para guerrear.

Los yanquis lo hicieron en febrero de 1898 en La Habana cuando hundieron su propio acorazado El Maine, para entrar en la guerra en Cuba y quedarse con el poder. Lo volvieron a hacer con el hundimiento del transatlántico Lusitania en mayo de 1915, para entrar directamente en la Primer Guerra Mundial; lo volvieron a hacer el 7 de diciembre de 1941, cuando silenciaron las advertencias de los criptógrafos navales que anunciaban la inminencia del ataque japonés a Pearl Harbor tras el cual, entraron directamente a la Segunda Guerra Mundial. El 11 de septiembre de 2001 lo volvieron a hacer participando de una u otra manera en el derribo de las Torres Gemelas. Es muy posible que eligieran la fecha para opacar otro de sus crímenes: el Golpe de Estado contra Salvador Allende. Estados Unidos de Norteamérica, el Reino Unido  y España, los criminales de guerra George Bush, Tony Blair y José María Aznar mintieron al mundo con el cuento de “las armas de destrucción masiva” que poseía Sadam Husein y se lanzaron a la guerra de saqueo en Irak. La “liberación” a manos de los EUA y sus aliados, dejaron a Irak en escombros. La historia se repitió en Libia.

Pocos fueron los gobiernos que condenaron el ataque a la base aérea siria. Rusia, Cuba, Bolivia, Costa Rica. Y condenaron el hecho porque, en todo caso que hubiera dudas respecto al supuesto ataque con químicos contra la población siria de una zona controlada por “guerrilleros” anti gobierno, es irresponsable e irracional, intentar apagar un incendio lanzando combustible.

Pero no hay dudas acerca de quien estuvo detrás del mentado ataque con químicos, cuando los que se han beneficiado con ello, son los integrantes de las organizaciones entrenadas y financiadas por los Estados Unidos para derribar al gobierno sirio. Los propios yanquis alardean de haber liquidado el 20% de la aviación siria.

¿Quiénes han apoyado el bombardeo yanqui a Siria además de los fascistas españoles? Una buena cantidad de gobiernos, empezando por los europeos y los gobiernos corruptos de Latinoamérica, entre ellos el gobierno de Uruguay, que condenó el supuesto ataque a civiles sirios con químicos, dándole tácitamente la aprobación al bombardeo yanqui.

El gobierno de Uruguay ha estado coordinando con el Departamento de Estado de espaldas a Latinoamérica. No es necesario que Nicolás Maduro aporte pruebas cuando éstas saltan a la vista. Dicen (desde filas del Frente Amplio, el partido de gobierno en Uruguay), que las coordinaciones las hizo “El basura” Almagro, pero también las hizo el ex guerrillero Eleuterio Fernández Huidobro cuando era ministro de Defensa. A tal punto se ha coordinado, que la ex embajadora yanqui en Montevideo Julissa Reinoso llegó a decir que Uruguay “es amigo y socio” de los EUA.

¿Porqué lo de gobiernos eunucos? Porque el bombardeo norteamericano a la base aérea siria, se hizo con el objetivo de tantear hasta dónde soporta Rusia una provocación militar. Y eso, es poner a la humanidad toda al borde  del holocausto. ¿Hay tan pocos gobiernos en el mundo que tengan la valentía de condenar este despliegue de locura que encabeza Donald Trump?

Y lo de gobiernos imbéciles, principalmente europeos, porque ponen bajo serio riesgo a sus poblaciones, como hizo el criminal de guerra José María Aznar. Apoyan ciegamente la política guerrerista de Washington cuando sus países albergan a cientos de miles de inmigrantes y desplazados por las guerras provocadas por los EUA. Entre esos cientos de miles, debe haber, hay y ha habido quienes quieren tomarse la revancha y, a falta de objetivos norteamericanos (los yanquis siempre desatan las guerras lo más lejos posible de su territorio), aparecen otros objetivos: España, Francia, Inglaterra, Bélgica y ahora Suecia han sido terribles ejemplos de ello.

Anuncios