Etiquetas

, , , ,

¿Qué hubo de las banderas solidarias del Frente amplio?

Por Carlos Medina Viglielm

Catorce gobiernos de la región, incluyendo el de Uruguay, se han inmiscuido descaradamente en los asuntos internos de Venezuela, exigiendo que en Venezuela se celebren nuevas elecciones.

Estos 14 gobiernos avalan, de hecho, las acciones violentas de los sicarios de los partidos de derecha venezolana que siguen causado muertes, ocasionando destrozos en la infraestructura pública, en las policlínicas y centros de estudio barriales o vehículos del transporte colectivo.

Si tuviéramos ciertas dudas acerca de la legitimidad de la exigencia, si dejáramos de lado la evidente injerencia en los asuntos internos de la República Bolivariana por parte de estos gobiernos, tendríamos antes que preguntarnos:¿qué legitimidad tienen quienes se presentan como precursores de la paz en el complicado panorama venezolano?

¿Quiénes son los que exigen?

Hablemos primero de los que en Sudamérica iniciaron esta etapa de acoso a Venezuela: la “triple alianza” formada por Paraguay, Brasil y Argentina. Los gobiernos actuales de Paraguay y Brasil provienen de sendos golpes (blandos) de estado. El gobierno de Brasil llegó con la destitución de la Presidente Dilma Rousseff, destitución llevada adelante en forma vengativa por quienes no aceptaron que se investigaran sus actos de corrupción, lo cual cada día queda más claro. El propio gestor del impeachment contra Dilma cumple hoy condena por corrupción y es muy posible que el propio presidente Temer acabe en la cárcel. El gobierno de Argentina, encabezado por el empresario Mauricio Macri ha sido considerado a nivel internacional, incluso dentro de los Estados Unidos de América, como uno de los más corruptos del mundo.

El criminal de guerra José María Aznar y sus ministros (señalados corruptos investigados)

El principal apoyo que han tenido los golpistas venezolanos fuera de los Estados Unidos de Norteamérica ha sido y es, sin dudas España, cuyo gobierno incluso ha puesto su cadena internacional de televisión a su servicio. El gobierno español pasa cada día en apuros, tratando de desvincularse de los miembros del Partido Popular acusados de actos de corrupción.

El propio partido ha sido investigado por haber sido financiado ilegalmente. Mariano Rajoy el jefe del PP, que a estas alturas debiera llamarse la banda del PP, tendrá que sentarse en el banquillo al menos como testigo, en la investigación de una de las más grandes tramas de corrupción que afectan a España desde hace ya 10 años: la “trama Gurtel”. Rajoy insiste en que los casos de corrupción dentro del PP son “casos aislados” pero, ya se han producido 800 (ochocientos) casos. ¿La corrupción comenzó con el gobierno de Rajoy? No.

Uno de los principales promotores del golpe de Estado contra Hugo Chávez en el 2002, fue el criminal de guerra José María Aznar. Según cuenta El Plural.com “Once de los 14 ministros que formaron parte del antepenúltimo Gobierno de José María Aznar (julio de 2002) están implicados en temas judiciales en distinto grado.”

¿Qué legitimidad tiene el narco gobierno de México para exigirle lo que sea al gobierno de Venezuela?

Podríamos seguir la cuenta pero esto, se haría interminable. Hablemos del principal gestor detrás del acoso a Venezuela: los Estados Unidos de Norteamérica, con toda una larguísima historia de ataques e invasiones a territorios latinoamericanos y caribeños, con toda una historia de infamias, de crímenes, de asesinatos selectivos y de golpes de Estado en la persecución de sus intereses. ¿Hace falta aclarar qué significan los Estados Unidos de Norteamérica para América Latina?

¿Puede el gobierno uruguayo aducir desconocimiento de todo esto? ¿Puede el gobierno uruguayo haber ganado algo en su sociedad con todos estos gobiernos espurios? Solo un brutal desprestigio a nivel continental.

¿Hasta cuándo el partido de gobierno, la llamada coalición de izquierdas Frente Amplio, va a continuar permitiendo que Uruguay se siga alejando de sus hermanos latinoamericanos?

 

Anuncios