Etiquetas

, , , , ,

La contrarrevolución sin careta.

Diputado Ope Pasquet

Por Carlos Medina Viglielm

El Canciller uruguayo Rodolfo Nin Novoa fue interpelado en el Parlamento para que diera explicación acerca de la situación de las relaciones con Venezuela. Los interpelantes apoyan a la “oposición demócrata” venezolana, que acaba de vitorear al caudillo Franco en Madrid.

Más allá de las (por decirlo amablemente), ambiguas declaraciones del Canciller, asegurando que Uruguay respalda el diálogo propuesto por el gobierno de Venezuela, quedó en claro el odio visceral de la derecha uruguaya, -muy consecuente con su historia-, a los cambios revolucionarios. No importa que no se trate de los cambios profundos y necesarios que deben hacerse. Basta con que se muestre, acaso tímidamente, intenciones de hacerlo. Porque eso amenaza un montón de libertades, como la de lucrar con la Información, la Salud Pública, la Enseñanza Pública, la Seguridad Pública, la tierra, los recursos naturales, la producción de alimentos, los medicamentos, etc.etc. Todas “mercaderías” negociables en las democracias de mercado.

Novoa afirmó que “… después de decenas de comunicados en los que afirmamos que estamos a favor del diálogo, del entendimiento, de la concertación, no teníamos otra posición que decir que sí, porque si no hubiéramos sido demasiado pusilánimes, alma chica. Debemos dejar alguna ofensa que se nos hizo, de lado, para ayudar al pueblo hermano venezolano a salir de esta situación”.

Los “guarimberos” uruguayos se han puesto en línea con las declaraciones y propuestas indecentes del “Basura” Luis Almagro, por supuesto. El diputado interpelante, Ope Pasquet, miembro del partido colorado (de larga tradición golpista), con apoyo de la ultraderecha del partido Nacional o Blanco, dijo al inicio de la interpelación que “lo que pasa en Venezuela es una dictadura”. “La evidencia rompe los ojos”, concluyó.

Además, cuestionó al gobierno de Tabaré Vázquez por aceptar mediar en un diálogo que no es avalado por la oposición venezolana. “Se puede poner en entredicho el prestigio de Uruguay”, advirtió Pasquet.

Los “demócratas” venezolanos dieron muestra, esta vez en España, de su bajeza moral, al vitorear, junto a fascistas españoles, nada más y nada menos que al caudillo Franco. Habría que ver, claro, más allá de la gravedad del hecho de amenazar el territorio de una nación, como es una Embajada, la magnitud del mismo en cuanto a participación, sin dudas muy amplificado por el canal internacional de la TV española, al total servicio del partido franquista en el gobierno y de la oposición venezolana.

Aunque lo que hicieron los “demócratas” venezolanos en Madrid tiene el antecedente de los dichos de Henrique Capriles, que afirmó en septiembre de 2015, que Pinochet respetaba más los derechos humanos que Maduro.

Con una infinita paciencia y tolerancia, el gobierno de Nicolás Maduro trata de controlar las manifestaciones violentas organizadas por los estados Unidos de América, y ejecutadas por la derecha venezolana y apoyada por las derechas a nivel continental y europeo. Las manifestaciones “pacíficas” ya se han cobrado la vida de más de 30 personas, muchas de ellas asesinadas fríamente por sicarios infiltrados o francotiradores. Habría que ver además, quién paga por los destrozos hechos por estos “demócratas”, los incendios, los ataques a hospitales el vandalismo a las infraestructuras estatales…

Últimamente, las mujeres de la clase alta, como Lilián Tintori, esposa del terrorista preso Leopoldo López o María Corina Machado, han convocado a la protesta con desnudez, tratando infructuosamente de imitar a las feministas europeas que sí defienden reivindicaciones justas. Increíblemente, los organizadores de las manifestaciones violentas, utilizan niños (por supuesto que niños pobres, no sus hijos), en sus correrías, con el perverso fin de que sean heridos para poderlo utilizar como propaganda anti gobierno.  Por último, a los “líderes demócratas”, no se les ha ocurrido nada mejor que organizar la utilización de excrementos en sus salidas callejeras. ¿Qué otra cosa puede salir de esas mentes enfermas de odio?

La guerra contra Venezuela y su proyecto socialista va en serio. En las últimas horas se ha difundido una noticia que dice que la OTAN (recientemente relacionada con Colombia), se estaría preparando para una posible intervención en Venezuela, si es que la OEA o la ONU lo solicitara.

Esto es gravísimo. Suena como una descarga de disparos de salva hecha para evaluar la entidad y volumen de la respuesta, a nivel regional y mundial. Los EUA, lo han hecho antes muchas veces, antes de sus intervenciones y por supuesto que una solicitud de la OEA es de esperar.

El futuro del continente pende de un hilo.

Anuncios