Etiquetas

, ,

Un desafío supremo para Latinoamérica:

impedir la guerra.

La guerra que vendrá

no es la primera. Hubo
otras guerras.
Al final de la última
hubo vencedores y vencidos.

Entre los vencidos, el pueblo llano
pasaba hambre. Entre los vencedores
el pueblo llano la pasaba también.

Bertolt Brecht

Por Carlos Medina Viglielm

En su primera salida a nivel internacional el novel presidente norteamericano visitó Arabia Saudita, su segundo principal aliado en Medio oriente, tras lo cual anunció un “negocio” de venta de armas a ese país por un monto de que podría llegar a los 350 mil millones de dólares. Las fábricas de armas diseminadas por todo el territorio de los EUA, de parabienes y el mundo, más cerca del holocausto final.

La mayoría de las guerras han sido, desde los principios de la historia, con fines de conquista de territorios y recursos. La guerra que se trata de imponer a Venezuela (y a todo el continente latinoamericano) es por lo mismo. Todavía, a pesar de la utilización masiva de tecnologías con el fin de borrar la historia, con el exitoso resultado de cientos de millones de personas incapaces de pensar críticamente, hay mucha gente que la conoce, la recuerda y hace lo posible para que las nuevas generaciones la conozcan: una tarea a la que no debemos faltar, porque en ella nos va la existencia de la humanidad.

La nación que hoy lleva el cartel de “la democracia más grande del mundo”, se ha convertido en un Estado Terrorista. El imperio más poderoso de toda la historia de la humanidad decide, ignorando absolutamente la opinión mundial, a que país atacar en su monstruoso afán de apropiación de recursos, principalmente energéticos. Por eso ha atacado a varios países de Medio Oriente y por la misma razón ataca hoy a Venezuela.

¿Es posible evitar la guerra?

El estallido o no de la guerra no depende del pueblo atacado. Éste solo se defiende, tratando, a sabiendas de que pondrá los muertos, de evitarla a toda costa. Es en lo que hoy se ocupa el gobierno venezolano. El investigador francés Thierry Meyssan alertó que la guerra en Venezuela comenzaría cuando Estados Unidos decidiera, pero “el terreno había sido preparado”. Los que conocemos las tácticas y estrategias del Imperio sabemos que, lamentablemente, lo más posible es que haya guerra.

¿Y cómo será la guerra? También lo sabemos.

Antes que nada decir que en cada guerra, los fabricantes de armas prueban sus “productos”, sus proyectiles, sus bombas. Así que veremos, ahora enviados desde los móviles, las terribles consecuencias del uso de las armas, su efectividad, su alcance, su poder letal.

Luego recordemos que los fascistas encabezados por el caudillo Francisco Franco, a partir de 1936 ahogaron en sangre a la República española, que muy lejos estaba siquiera de proclamarse socialista. Un millón de muertos. 40 años ininterrumpidos de opresión, de represión, de ajusticiamientos sumarios. Más de 110 mil españoles siguen todavía hoy enterrados en fosas clandestinas…

El 11 de septiembre de 1973, el general Augusto Pinochet, que al final de la historia resultó ser un vulgar ladrón, bajo los lineamientos del Secretario de Estado norteamericano  Henry Kissinger, dio el sangriento golpe de Estado en Chile para derrocar el presidente Salvador Allende, asesinado ese día en la Casa de Gobierno (La Moneda). Chile fue apartado de su camino socialista y “encauzado” tras los intereses de los Estados Unidos de América: 30 mil muertos y desaparecidos.

El Frente Sandinista de Liberación Nacional logró la victoria el 19 de julio de 1979, haciendo huir al tirano Somoza, protegido de los EUA. 20 años después de la victoria de la Revolución Cubana, llegaba Nicaragua a la segunda y definitiva independencia. Pero el gobierno norteamericano no lo podía permitir, así que organizó, financió y armó a la Contra que, durante más de diez años, atacó la Nicaragua sandinista, asesinando, quemando escuelas, metiendo bombas con el fin de destruir la economía del joven Estado revolucionario. La guerra de liberación había costado más de 60 mil muertos. La Contra provocó 150 mil víctimas, incluyendo muertos, discapacitados, viudas y huérfanos, dejando además el país arrasado.

Luego del asesinato del presidente panameño Omar Torrijos, asumió el mando en ese país un militar amigo de los EUA: Antonio Noriega. Todo anduvo bien hasta que a Noriega se le ocurrió reivindicar los derechos de Panamá sobre el canal. De la noche a la mañana Noriega, se convirtió en traficante de drogas y pasó a ser el enemigo más peligroso del mundo. El mando estadounidense organizó la Operación Causa Justa y el 20 de diciembre de 1989 invadió Panamá, supuestamente con el fin de capturar a Noriega. Según la ONU se produjeron en la “captura” 500 muertos pero hay organizaciones como CONADEHUPA que hablan de 3.500. Y el canal siguió en manos estadounidenses, al menos por unos años más. Lo del tráfico de drogas parece haber sido cierto. Noriega trabajaba para la CIA.

Estos son apenas algunos ejemplos de lo que puede pasar en Venezuela. Hay que recordar también que los fascistas no se contentan con retomar violentamente el poder. Sumándose a los muertos de la guerra, llegarán los de la venganza, la persecución, los asesinatos selectivos de todos aquellos que osaron amenazar el orden capitalista establecido y los privilegios de las clases altas. Por supuesto que la campaña no terminará en Venezuela sino que seguirá con el ataque a los demás países del continente.

Sabiendo lo que más tarde o más temprano va a pasar, sería bueno que empezáramos a prepararnos para ello. Es mentira que haya quienes puedan quedar al margen. Todos nos veremos involucrados…

Es hora de recordar el poema de Martin Niemöller:

«Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas,
guardé silencio,
porque yo no era comunista.
Cuando encarcelaron a los socialdemócratas,
guardé silencio,
porque yo no era socialdemócrata.
Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas,
no protesté,
porque yo no era sindicalista.
Cuando vinieron a por los judíos,
no pronuncié palabra,
porque yo no era judío.
Cuando finalmente vinieron a por mí,
no había nadie más que pudiera protestar.»

 

Anuncios