Etiquetas

,

El bandidismo, principio y fin (Primera Parte)

En su poco más de un lustro de existencia, las bandas contrarrevolucionarias asesinaron a 196 compatriotas.

El último bandido, José Rebozo, fue capturado el 1 de octubre de 1966. Poco más de un año antes, durante la conmemoración del asalto al cuartel Moncada en sus XII aniversario, Fidel había alertado que, aunque ya para esa fecha había cesado la actividad de las bandas de alzados, “de los contrarrevolucionarios solo quedan tres, y no organizados en forma de banda, sino tres fugitivos. Y nosotros sabemos que uno de esos fugitivos que siempre estuvo al margen de la ley, antes y ahora, más tarde o más temprano caerá también en manos de los revolucionarios.”

Según el entonces combatiente y hoy general de brigada (R) Andrés Juan Leyva Castro, el Comandante se refería especialmente a Luis Santana Gallardo, conocido como Luis Vargas ,quien desde la época de batista era un ladrón de ganado, un cuatrero que tenía varias causas pendientes, incluso, antes de la Revolución.

Se levantó en armas contra nosotros y operó durante años moviéndose constantemente por todas esas lomas. Lo capturamos en la provincia de Matanzas (3 de diciembre de 1965). El segundo de los fugitivos, a quien le decían Juan la Caga, cayó también finalmente en manos del G-2.¨

A Luis Vargas, una vez capturado, se le tomó una foto con espejuelos, al lado de un carro, con una pistola en el cinto, como si estuviera en Estados Unidos, y un agente encubierto se la enseñó a Rebozo, quien estuvo de acuerdo en salir del país. En la supuesta salida Ilegal se organizó un operativo para su detención. De acuerdo con investigaciones del historiador Pedro Etcheverry, ¨ el hoy coronel retirado Eddy Pérez Martin, encabezó el operativo.¨¨

Sancionado a 30 años de cárcel, ¨el último bandido¨ fue liberado a finales de la década del 70 y emigró a los Estados Unidos.

El comienzo

El 18 de octubre de 1959, en el poblado de Pons, en Viñales, la primera patrulla de Milicias creada por Fidel y dirigida por el campesino Leandro Rodríguez Malagon, capturó la banda del esbirro batistiano Luis Lara Crespo (El Cabo).este hecho catalizo la creación de las Milicias Nacionales Revolucionarias y propicio que esa experiencia fuera aplicada con éxito en otras regiones.

Como parte de la guerra irregular planificada por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de los Estados Unidos para derrocar a la Revolución, con vistas a sembrar el terror y proyectar una imagen de inestabilidad política, esta institución comenzó a preparar en un campamento en Guatemala medio millar de hombres, integrados en 25 equipos, que se infiltrarían en nuestro país con armas, explosivos y medios de comunicaciones para promover la lucha guerrillera. En el verano comenzaron los alzamientos en el Escambray, uno de ellos encabezado por Evelio Duque, con 100 efectivos estructurados en tres bandas.

A principios de octubre, Armentino Feria (El Indio), un antiguo miembro de un tristemente célebre grupo paramilitar, Los Tigres de Masferrer, que estuvo al servicio de la tiranía batistiana, desembarcó entre Moa y Baracoa al frente de 26 hombres, para apoyar un alzamiento en Imias, pero fueron capturados. Igual destino corrieron en el Escambray 102 bandidos y 75 colaboradores.

El agente de la CIA, Ramón Ruisanchez , designó al frente de las bandas en esa zona al susodicho Evelio Duque, quien organizó una comandancia con ocho grandes columnas y tres grupos independientes, que cometieron los primeros asesinatos, pero presentaron dificultades para abastecerse y se movían con lentitud. Duro golpe para las fuerzas contrarrevolucionarias fue la detención de Jesús Carreras y William Morgan, el 20 de octubre, involucrados en el suministro de armas y pertrechos a los grupos de alzados en la serranía.

Ante tales perdidas, la CIA cambió el plan de entrenamiento en sus campamentos en Guatemala, paso a considerar un plan de invasión con una brigada fuertemente armada y se limitó a unos 80 hombres el adiestramiento para la guerra de guerrillas.

En un cerco contra los alzados, el comandante Piti Fajardo, jefe de Operaciones en la zona del Escambray cayó en combate en horas de la noche del 29 de noviembre. Su pérdida para las filas de la Revolución todavía se lamenta. En su lugar fue nombrado el también comandante Derminio Escalona.

Poco después de la captura del cabecilla Ernesto Gómez Márquez, (Maguaraya) y 17 alzados en Corralillo, y de Clodomiro Miranda, en la Loma de la Faragua (Sierra de los Órganos) .se dio inicio a la Operación Jaula, bajo la dirección de Fidel.

Sesenta mil milicianos de todo el país organizados en 80 batallones ,al mando de oficiales del Ejército Rebelde ,batieron a los alzados, con el saldo, a inicios de marzo de 1961, de 39 enemigos muertos ,381 prisioneros ,entre ellos seis cabecillas ,y 945 armas ocupadas. Solo quedaban unos 150 bandidos dispersos y escondidos en lugares intrincados. (Continuará)

Milicianos de la lucha contra bandidos

Anuncios