Etiquetas

, , ,

Rex Tillerson. Foto tomada de Cubasí

La Habana, 13 jun (RHC) Rex Tillerson, secretario norteamericano de Estado, manifestó este 13 de junio, en Washington, que el Gobierno sigue revisando su política hacia Cuba y se negó a confirmar si el presidente Donald Trump realizará un anuncio formal el viernes próximo, en Miami.

El diario New York Post publicó que en una intervención ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, el titular dijo que el enfoque general de la revisión es permitir que la actividad comercial y de intercambio con la mayor isla del Caribe continúe todo lo posible, porque “ven el lado bueno de la política de acercamiento”.

El jefe de la diplomacia estadounidense añadió: “de algún modo, más adelante, se puede llegar al punto de normalización de las relaciones bilaterales”.

Sostuvo que existen algunos temas de importancia diplomática a nivel regional en las que quieren tener vínculos con Cuba porque considera que “podría haber áreas de interés común” en la joven relación.

Precisa la información de la agencia Prensa Latina (PL) que a pesar de que Cuba ha ratificado su voluntad de mantener una relación con EE.UU. dentro del reconocimiento y respeto a las diferencias que existen sobre derechos humanos, el secretario lo mencionó como argumento para criticar aspectos del camino iniciado por el expresidente Barack Obama (2009-2017).

Tillerson señaló que valoran dar pasos para volver a garantizar que se cumpla la intención de la ley Helms Burton, una legislación extraterritorial de 1996 que, entre otros aspectos, fortalece las medidas de bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Washington a la Habana en 1962, y busca su internacionalización.

Medios locales informan que dentro de tres días, en Miami, Florida, el presidente anunciará la reversión de elementos de las políticas emprendidas por su predecesor.

Legisladores republicanos y demócratas, compañías, organizaciones de viajes, y grupos de cubanoamericanos destacan que continuar la apertura traerá beneficios para la nación norteamericana en comercio, creación de empleos, seguridad, diplomacia, entre otras.

Un sondeo difundido la víspera por la coalición Engage Cuba arrojó que el 65 por ciento de los estadounidenses, entre ellos más de seis de cada 10 republicanos, apoyan las políticas de Obama, añade PL.

Al respecto, el diario The New York Times consideró que una vuelta atrás en la postura hacia Cuba reflejaría solo el deseo de favorecer a republicanos conservadores de la Florida, visceralmente opuestos a la Revolución cubana.

Editado por Martha Ríos

Anuncios