Etiquetas

,

Retweeted Juan Carlos Monedero* (@MonederoJC):

El audio de Whatsapp que mi amigo me envía desde Caracas me informa mejor que toda la prensa española.

Personas hacen filas para emitir su voto por la Asamblea Constituyente en Caracas el 30 de julio de 2017. Ronaldo Schemidt — AFP/Getty Images

JCM – Quienes me conocen saben que normalmente intento abstenerme de opinar sobre cuestiones que me sobrepasan. Si acaso comparto algún artículo que considero riguroso en redes sociales, pero, sobre Venezuela, ni eso. El debate está tan polarizado y hay tanto ruido que siempre he pensado que el silencio y la escucha serían mi mejor aportación. No soy el único que piensa y actúa así.

Eso no ha cambiado. Esta no es una publicación para opinar sobre Venezuela, sino una publicación que (creo) puede servir de ayuda a muchas personas para cuestionarse cómo nos informan sobre Venezuela la mayoría de medios nacionales e internacionales. No descubro nada nuevo, lo sé.

Os cuento.

Desde hace varias semanas dos amigos míos están en Venezuela. Ambos son estudiantes de Medicina de cuarto curso en Madrid y si pudiera definirles de alguna manera sería a través de su infatigable compromiso con el ser humano. Utilizar una etiqueta ideológica sería inútil, de verdad, entre potenciales médicos cuya labor será (y ya es) salvar vidas, sean de derechas o de izquierdas, de arriba o de abajo. Tengo plena confianza en su palabra.

Uno de ellos, con quien tengo más relación, me contó que el motivo principal de su viaje es la participación en un proyecto en Colombia con víctimas del conflicto, pero, ya que cruzan el océano, querían aprovechar para conocer de primera mano, con sus propios ojos y oídos, la situación del país en estos momentos. Pasaron unos días en el Amazonas venezolano y visitaron la cascada más alta del mundo, el Salto del Ángel, pero volvieron a la capital para vivir la Constituyente.

Aproveché para preguntarle cómo estaban las cosas allí, en Caracas, y le pedí su opinión sobre esta crónica del periodista Alberto Pradilla para el diario Público, firmada el 29 de julio, la víspera de la votación de la Constituyente. Mi amigo me contestó ayer, 31 de julio, un día después de la votación, a las 15:59 en Caracas (21:59 en Madrid), es decir, en la tarde de la jornada post-electoral. Su contestación, un mensaje de voz por WhatsApp, junto a la preocupante cobertura que está haciendo la mayoría de prensa española, fue lo que me empujó a escribir este post.

“No conozco al periodista, pero… es que no puedo estar más de acuerdo. Se nota que está aquí y está describiendo la situación tal y como la está viendo”, me cuenta mi amigo Miguel (nombre ficticio) en el inicio de su audio de casi siete minutos de duración desde el barrio de Altamira, al Este de Caracas, el foco del bando opositor. Reconoce que la situación en ese momento estaba más calmada y que los protestantes se habían cansado.

(Decido hacer una transcripción íntegra del audio para evitar que alguien me acuse de seleccionar o editar la información)

Y así continúa el audio:

“La mayoría son chavales de los cerros, que llaman, que son como las favelas, que han bajado a la ciudad porque les estaban ofreciendo pasta y ahora se han quedado un poco vendidos. De hecho, ayer muchos se quejaban, preguntaban: dónde está lo que nos prometieron, aquí no hay gente suficiente para nada… Como que se dieron cuenta de toda la maquinaria propagandística de la oposición, que les ha dejado con el culo vendido a ellos, ¿sabes?

Y ahora, por ejemplo, estaban parando coches en la avenida Miranda pidiendo dinero para comer, muchos durmiendo en la plaza o debajo de algún puente. La verdad es que a mí me da bastante tristeza ver la situación de los chavales estos. Sobre todo porque, además, hablas con ellos y no hay ninguna ideología detrás. Es decir, tienen el discurso de que “hay que derrocar a Maduro, porque Maduro es un corrupto y porque Maduro hace que tengamos hambre”.

Y tú les ves y profundizas un poco y son chavales sin ningún argumento que se ve que están luchando porque les han prometido, porque les han hecho ver a nivel propagandístico que ellos son los libertadores de la patria, los hijos de Bolívar y que si ellos se parten el lomo el país se va a liberar. Pero claro, lo que no se dan cuenta es que esa liberación no es tal. Están apoyando una opción política que va a hacer que a largo plazo su situación sea todavía peor: la brecha social se abrirá todavía más.

Entonces, es como una alienación de la clase más baja de Caracas luchando, ni siquiera codo a codo, porque luego los grandes terratenientes se quedan atrás, ni siquiera bajan a la calle.

Ya te digo. La toma de Caracas no ha sido nada. Ayer era de coña. Estuvimos todo el día por ahí, pero aquí en Altamira casi había tantos chavales (aquí los llaman chamos, que es como chico de barrio) como periodistas. Y todo muy desorganizado: una lucha que cada vez se ve que tiene menos sentido. Ahora parece que trancan las calles solo para pedir dinero para comer.

Y luego fue realmente triste, y creo que lo estoy viendo mejor retratado que nunca, el tema de cómo está influyendo el grupo mediático en todo esto. Estaban aquí televisiones de todo el mundo, buscando la foto con el cocktail Molotov, etc. Para que te hagas una idea, la gente que hay en la calle sería más o menos el equivalente a una hinchada de fútbol (tirando para arriba). No llega a cien personas y son chavales, desde 11 años hasta 16. Todos super malotes, con toda la indumentaria bélica y que dan to’ el miedo, pero realmente, tú les ves y sonadolescentes.

Y bueno, que ahora mismo, la lucha de la oposición… antes bajaban a escuchar discursos, ya ni siquiera. Están los chavales aquí abandonados a su suerte y ya creo que no tienen ni directrices y ahora ya solo queda hacer el vándalo por este lado de la ciudad.

Porque luego cuando vas al centro, que también estuvimos, pues en los colegios electorales viendo cómo votaba la gente. Se habilitó el Poliedro, que es como si fuera el Palacio de los Deportes, un sitio de conciertos y eventos, como un centro de contingencia para toda la gente que no había podido votar en este barrio, en Altamira, en Chacao, porque las protestas habían sido muy fuertes y los colegios habían cerrado, y así. Bueno, entonces, eso (el Poliedro) se petó de peña votando y la situación en el centro es de normalidad absoluta. Es decir, fue como una jornada electoral totalmente normal. Como si fuera una jornada electoral en Madrid.

Y, ¿qué pasa? Que de ese lado, y eso fue lo triste del todo, no había ni un medio de comunicación. Vale, estaban los estatales cubriéndolo y tal, pero medios internacionales no había ni uno. Todos estaban en Altamira buscando la fotaza con la explosión y tal. Sin embargo, lo que se supone que es la noticia, la elección de la Constituyente, etc, no estaba siendo cubierto por ningún medio.

Luego, por la noche, hubo una fiesta enorme en la plaza Bolívar y salió Maduro a hablar al balcón y no había ni un medio internacional. Y me dio rabia, se supone que la noticia es esa. Lo otro son como efectos colaterales. Es como si, por ejemplo, en la última cumbre del G-20 las noticias fueran solo sobre las protestas contra la cumbre y no la cumbre en sí misma.

Y así termina.

“O sea, una cosa totalmente bizarra y que explica totalmente cómo la oposición tiene el dominio absoluto de los medios internacionales y de la opinión pública internacional”.

En las crónicas de Pradilla, aquellas que envié a mi amigo, se pueden leer descripciones muy parecidas:

“Cuando hoy vean las imágenes de encapuchados, piensen en una plaza semivacía con casi más fotógrafos que tipos dispuestos a lanzar piedras. A unos kilómetros de allí, en el Parque de los Caobos, en el municipio Libertador, se celebraba la Feria del Libro, con decenas de stands. En el Cuartel de la Montaña, en el barrio del 23 de enero, se conmemoraba el 63 aniversario del nacimiento de Hugo Chávez. Y en medio, un montón de dificultades reales (escasez, ineficiencia, inseguridad y presiones internacionales, entre otros) pendientes de solución. Tomando todo esto en cuenta, deberíamos plantearnos hacia dónde dirigimos el foco.”

Repito: no pretendo defender el régimen de Maduro, tampoco posicionarme a favor ni en contra de la oposición, sería una locura hacerlo a miles de kilómetros de distancia y sin haber pisado nunca el país, ni el continente, tan solo quiero cuestionar la forma en que nos informan sobre Venezuela porque, como escribe Pascual Serrano, en España hemos llegado al punto en que acercarse a un quiosco de prensa es alejarse de la verdad de lo que sucede en el mundo. Es muy preocupante.

  • Juan Carlos Monedero Fernández ​ es un politólogo, profesor en varias universidades, ensayista y político español, exsecretario de Proceso Constituyente y Programa de Podemos.​​
Anuncios