Etiquetas

, , , , , , ,

De: Cte. FA en México por la izquierda

Enviado: domingo, 18 de febrero de 2018

En estos días la República Bolivariana de Venezuela es acosada por un descarado intervencionismo del imperialismo yanqui, en una de las etapas más belicistas y agresivas de la historia, impuesta por el gobierno fascista, racista y xenófobo de Donald Trump y  cuya política exterior es encabezada por uno de los más grandes magnates del petróleo como lo es Rex Tillerson, con evidentes intereses corporativos, que pretende convertir a ese país en un abominable protectorado de Estados Unidos con el fin de apoderarse de las mayores reservas del mundo de ese energético, entre otros valiosos recursos naturales.

Desde el comienzo de la revolución bolivariana, el imperialismo ejerce un acoso permanente  en conjunción con las oligarquías local e internacional con el objetivo de desestabilizar el país, tomando la forma de guerras económica, financiera, mediática y diplomática, y ahora en forma explícita con amenazas de golpes de estado e invasiones militares,

A esta agresión imperialista,  se acoplan sumisamente los gobiernos de derecha de los países representantes de las oligarquías de nuestro continente agrupados en el Grupo de Lima. (Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay y Perú)

Por otra parte, debemos  reconocer un cambio positivo en la política exterior del gobierno uruguayo con respecto a Venezuela. En primer lugar Uruguay no aceptó integrase al grupo de Lima. En segundo lugar, es importante destacar lo expresado en estos días por el subsecretario del Ministerio de Relaciones Exteriores, Ariel Bergamino: “los problemas de los venezolanos los tienen que resolver los venezolanos”. Si bien Uruguay no es “indiferente”, respeta la autonomía de cada país y ayuda a crear los ámbitos para que esa sociedad resuelva sus discrepancias a través del diálogo.

Aclaró que Uruguay no comparte la decisión del Grupo de Lima, del cual no participa, de excluir de la Cumbre de las Américas al presidente venezolano Nicolás Maduro.

Bergamino reconoció que las elecciones presidenciales convocadas por el gobierno venezolano para el 22 de abril se dan en “un momento difícil y complicado”. El número dos de la cancillería dijo que confía en que la sociedad venezolana superará esta situación a través del “diálogo, el respeto y la paz”.

Para concluir, creemos importante difundir la siguiente declaración del Partido Comunista de Uruguay sobre el tema, con la cual coincidimos plenamente y  apoyamos en todos sus términos.

 

COMITÉ DEL FRENTE AMPLIO DE URUGUAY EN MÉXICO POR LA IZQUIERDA

DECLARACIÓN DEL PCU: “ANTE LA ESCALADA IMPERIALISTA EN AMÉRICA LATINA”

El Partido Comunista del Uruguay denuncia y repudia la escalada de intervencionismo en nuestro continente del imperialismo yanqui.
La misma, por sus componentes mediáticos, diplomáticos, políticos y militares es un grave peligro para la paz, la democracia y la libertad de nuestros pueblos.
 
Integra, entre otras cosas, la gira del secretario de Estado, Rex Tillerson, por Colombia, Argentina, México Jamaica y Perú.  Tillerson reivindicó a texto expreso la nefasta “Doctrina Monroe” bajo cuya inspiración EEUU realizó más de 100 invasiones, cientos de agresiones y operaciones encubiertas, golpes de Estado y sembró de dictaduras y muerte nuestro continente durante casi 200 años.
Tillerson se pronunció por un golpe de Estado en la hermana República Bolivariana de Venezuela, y escupiendo con desprecio sobre la trágica historia de muertos, desaparecidos y torturados de nuestro continente dijo: “los militares son agentes de cambio cuando algo anda mal”.
En el mismo sentido se expresaron el propio presidente Donald Trump e influyentes congresistas republicanos.
Pero no han sido solo palabras, el jefe del tristemente célebre Comando Sur de las FFAA yanquis, Kurt Tidd, visitó las bases que EEUU tiene en Colombia. Se realizaron maniobras de tropas en la frontera de Venezuela, en lo que constituye una abierta provocación y un peligro en una zona de por sí muy tensa.
El imperialismo yanqui está usando todos los medios para impedir una salida a la difícil situación política, económica y social que enfrenta Venezuela. Tillerson buscó y logró que se bloquearan los acuerdos entre el gobierno y la oposición venezolanos alcanzados en la mesa de diálogo realizados en Santo Domingo, que ya habían sido hecho públicos por el presidente de República Dominicana, Danilo Medina y el ex presidente español José Luis Rodríguez Zapatero, participantes directos de ese diálogo.
Días después, el autodenominado “Grupo de Lima”, integrado por Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía, emitió una declaración rechazando la realización de las elecciones presidenciales en Venezuela, que tendrán lugar el próximo 22 de abril y planteando la exclusión del presidente constitucional venezolano, Nicolás Maduro, de la próxima cumbre de las Américas a realizarse en Perú.
EEUU y su diplomacia imperial también lanzaron operaciones de provocación contra la hermana república de Cuba, que fueron secundadas por el agente yanqui que funge como Secretario General de la OEA, Luis Almagro, que buscan desestabilizar el proceso constitucional de elección de autoridades que está en marcha allí.
A esto hay que agregar el recrudecimiento de las sanciones económicas contra Venezuela y del ilegal y brutal bloqueo de más de medio siglo contra Cuba.
Ante esta grave situación reafirmamos las definiciones adoptadas por  la izquierda latinoamericana en el Foro de San Pablo y especialmente lo sostenido en el Consenso Nuestra América.
Repudiamos estas provocaciones yanquis y llamamos a estar alerta en defensa de la paz, la soberanía, la autodeterminación de los pueblos y la democracia en nuestro continente.
 
Montevideo 15 de febrero de 2018
Comité Ejecutivo Nacional
Partido Comunista de Uruguay
Anuncios