Etiquetas

, , ,

El principal promotor europeo del bloqueo a Venezuela debe abandonar el gobierno

Por Carlos Medina Viglielm

El voto de censura del Parlamento español, promovido por el líder socialdemócrata Pedro Sánchez,  llegó tras el veredicto de la Justicia con las pruebas de que el Partido Popular no ha sido otra cosa, durante 20 años y a lo largo y ancho de España, que una poderosa asociación para delinquir: los integrantes de la banda que ocupan todos los ministerios deben abandonar el gobierno, a partir del día de mañana.

M.Rajoy, como fue señalado por Luis Bárcenas, que fuera uno de sus principales secuaces entre los más importantes investigados, no soportó escuchar la andanada de acusaciones que le fueron lanzadas desde casi todos los partidos políticos de España, exceptuando principalmente la nueva falange, el partido Ciudadanos y se retiró de Sala con destino desconocido.

Hasta último momento hizo gala de un cinismo e hipocresía pocas veces visto en un ámbito parlamentario, de cualquier gobierno. En su obligada comparecencia ante la Justicia, en julio del año pasado, negó enfáticamente tener conocimiento de la trama de corrupción llevada adelante por integrantes del partido político bajo su dirección. Llegado el caso, siempre se refirió a los mismos, como “casos aislados”, siendo que se llegaron a contabilizar más de 900 (novecientos).

Mariano Rajoy y su gobierno, ha sido el principal promotor europeo del cerco a la República Bolivariana de Venezuela, siguiendo el camino trazado por el criminal de guerra José María Aznar, partícipe en la promoción del Golpe de Estado de 2002 contra el presidente Hugo Chávez. Ambos, Aznar y Rajoy, al igual que otros connotados integrantes de la banda encaramada en el gobierno de España, se convirtieron en incondicionales aliados de la derecha venezolana. Mariano Rajoy llegó a realizar una gira por Latinoamérica en abril de 2017, en busca de aliados contra el gobierno venezolano, visitando Colombia, Brasil y Uruguay, donde mantuvo un encuentro con el ex presidente José Mujica.

Anuncios