Etiquetas

,

Humberto Díaz, otro asesinato político en Colombia

América XXI – El líder social colombiano Humberto Díaz fue asesinado este domingo en su vivienda ubicada en zona rural del municipio de Gigante, departamento del Huila, apenas 24 horas después de que se reportada la muerte de la abogada y lideresa social Yamile Guerra en el departamento de Santander.

Juan Carlos Restrepo, comandante de la Policía de Huila, dijo que al momento de su asesinato, Díaz, de 55 años, era el presidente de la Junta de Acción Comunal de la vereda Guadalupe.

«Llegan estos (dos) sujetos y le disparan varias veces en su humanidad, causándole la muerte en forma inmediata», relató el policía, según informa la agencia de noticias Xinhua.

Oliberto Tintiago, presidente de la Federación de Acción Comunal en Huila, denunció que en el municipio de Gigante son varios los líderes comunitarios que han informado sobre amenazas y extorsiones por parte de delincuentes.

Un día antes de este hecho, en el municipio de Floridablanca, departamento de Santander, desconocidos asesinaron a la líder Yamile Guerra, otra líder reconocida por su lucha por la protección del páramo de Santurbán.

Ambos asesinatos se producen solo un par de días después de que el presidente colombiano, Iván Duque, reconociera en una entrevista que es «difícil» proteger a los «más de siete millones de líderes sociales».

En entrevista con la agencia española EFE, el mandatario aseveró que debido a la cantidad de activistas comunitarios es «difícil» brindarles protección a cada uno.

Según el Instituto de estudios para el desarrollo y la paz de Colombia (Indepaz), en el período entre el 1 de enero de 2016 y el 20 de mayo de 2019 en Colombia fueron asesinadas 837 personas con fines políticos.

Del total de víctimas, 702 eran líderes sociales y personas defensoras de derechos humanos y 135 exguerrilleros de las FARC que dejaron las armas como parte del proceso de paz y estaban en etapa de reincorporación a la vida civil.

La Defensoría del Pueblo informó «que entre el 1 de enero de 2016 y el 31 de enero de 2019» en este país suramericano perdieron la vida 462 líderes sociales y defensores de derechos humanos, 25 de ellos en el 2019.

El organismo alertó que «los líderes de Juntas de Acción Comunal debido, por su rol social, se encuentran en una posición que los hace objeto de presión por parte de las bandas delincuenciales o de los grupos armados ilegales por su rol especial en la fase de las políticas públicas en el territorio».