Etiquetas

, ,

Revuelta en los EUA

George Floyd era uno de los 40 millones de desempleados que ha dejado hasta ahora la crisis generada por el coronavirus en los Estados Unidos.

George era un negro deportista, cantante de hip-hop y había sido arrojado a la calle de su empleo como vigilante por la nueva realidad surgida después de la pandemia.

Para hacerle frente a la crisis se dedicaba a vender cigarrillos y fue justo cuando por un incidente menor por un billete de 20 dólares el policía Derek Chauvin de Minneapolis lo asfixió con una llave estranguladora hasta causarle la muerte.

No ha cambiado nada la historia desde que los barcos negreros al mando de piratas españoles, ingleses, holandeses y portugueses desde el Siglo 15 asolaban a África en busca de negros para venderlos como esclavos en las haciendas del llamado nuevo mundo.

En los Estados Unidos el racismo y la segregación gozan de buena salud, los latinos, los negros y los sobrevivientes de los pueblos originarios norteamericanos son mal vistos por una parte de la comunidad de raza blanca liderizados por ese “apóstol de la libertad” llamado Donald Trump.

Pero la muerte de George Floyd llegó en un mal momento para las élites dominantes en los Estados Unidos, su sacrificio ha sido una chispa que ha encendido la pradera en el rico estado de Minneapolis.

Las masas han salido a la calle a cobrar justicia por su propia mano y la respuesta del presidente Donald Trump ha sido “plomo a los saqueadores”.

Anoche estuve echando un vistazo al libro “Capitalismo progresista. La respuesta a la era de malestar” del premio nobel de economía norteamericano Joseph Stiglitz, en el libro el autor describe la creciente desigualdad en EE. UU., y hace una autocrítica por la poca ayuda que se dirige hacia los pobres en Norteamérica.

En la deriva autoritaria del presidente Donald Trump tendremos que acostumbrarnos a eventos de represión, chantaje, aumento del racismo y la segregación en los Estados Unidos.

Por órdenes suyas los Estados Unidos se retiraron de la Organización Mundial de la Salud y ha emprendido una cruzada para controlar o cerrar a las redes sociales Twitter, Facebook, Wasap, Instagram y YouTube.

Aquí en Venezuela hemos sufrido una alta dosis de las duras recetas aplicadas desde la Casa Blanca que van desde sanciones, bloqueo financiero-petrolero y suspensión de DIRECTV al 50% de la población venezolana.

Desde el “Encuentro Venezolano” hemos planteado una política diplomática internacional de Venezuela basada en nuestros intereses y principios como nación. Somos un país pequeño atribulado por una profunda crisis que no puede pasar la vida cazando una pelea con un adversario tan poderoso como los Estados Unidos.

La política es el arte de convencer y llegará el momento en que tendremos que sentarnos con el gobierno de los Estados Unidos en términos de respeto mutuo a conversar y a destrabar las destruidas relaciones que tenemos con Washington.

LENIN AQUINO
ENCUENTRO VENEZOLANO