Etiquetas

, , , ,

La guerra que vendrá
no es la primera.
Hubo otras guerras.
Al final de la última
hubo vencedores y vencidos.
Entre los vencidos,
el pueblo llano pasaba hambre.
Entre los vencedores
el pueblo llano la pasaba también.

Bertolt Brecht

Por Carlos Medina Viglielm

El pueblo colombiano y el mundo, se enteraron ayer de la inminente llegada de tropas yanquis  a ese país, por parte de un comunicado de la Embajada norteamericana. El Comando Sur establece ciertas fechas: una de llegada y la de un supuesto “fin de las operaciones” cuatro meses más tarde.

Alevoso es el hecho de saber por parte de una Embajada que el país, Colombia,  será tomado por fuerzas extranjeras, con el supuesto objetivo del “combate al tráfico de drogas”. En todo caso, según lo sucedido en Afganistán, el tráfico de drogas se intensificará. Los EUA son los primeros consumidores de drogas y su principal abastecedor es Colombia cuyo gobierno, es apoyado firmemente por las ya existentes 7 bases militares yanquis en ese territorio.

Temerario, el anuncio de la “duración” de las operaciones y bastante tonto por otra parte, después de las veces que las fuerzas norteamericanas, llámese los contingentes de saqueo, se han visto empantanados en una guerra sin fin, como la de Irak, de donde todavía no se han podido ir, desde hace casi 20 años.

Pero el principal motor del Imperio es la guerra. La que mueve todo, desde las agencias publicitarias con que se promueve, hasta las fábricas de todo tipo de equipos militares y en estos momentos, con el desastre producido por la pandemia y la revuelta popular contra la pobreza y el racismo, el salto al vacío de los mandos del Imperio con la vana ilusión de volver a “la normalidad”, es inminente. Tampoco es la primera vez que sucede. La Thatcher lo hizo, sin pandemia.

El Imperio anuncia la guerra y se justifica. Todo el mundo sabe que es una farsa pero, ¿puede el mundo detener el crimen? ¿Puede el mundo impedir la matanza y la destrucción que está a punto de comenzar para llevar adelante el saqueo de Venezuela? Lamentablemente el mundo tiene por un lado, las manos atadas por la pandemia. Y por otro, el Imperio tiene unos cuantos “socios” que esperan recibir aunque sea, parte del botín.

Se alzarán algunas voces indignadas pero, la guerra es por otra parte, el corolario de una tan hábil como artera campaña llevada adelante bajo las narices de los líderes y gobiernos “progresistas”, en la reconquista de la región. Algunos sueñan con el retorno a cierta “normalidad”, pasado el pico de la pandemia. De estallar la guerra de saqueo contra Venezuela, ya no se retornará al injusto sistema anterior sino a otro peor: el del fascismo duro y puro.